07 May

Atrasos de rendimientos del trabajo: ¿hay que realizar declaración complementaria aunque el importe sea irrisorio?

Un consultante ha recibido 18 euros, en concepto de atrasos imputables a 2019. Plantea si tiene que realizar una declaración complementaria del ejercicio 2019.

La respuesta de Tributos

En su respuesta (Consulta Vinculante V0743-21, de 29 de marzo de 2021), la Dirección General de Tributos señala lo siguiente:

En primer lugar hay que partir de que el consultante percibe los 18 euros objeto de consulta, en concepto de atrasos de rendimientos de trabajo, de acuerdo con el concepto que de estos rendimientos se recoge en el artículo 17.1 de la LIRPF.

En cuanto a la imputación temporal de los rendimientos del trabajo, su exigibilidad se entiende producida en el momento en que el perceptor puede reclamar su pago, de acuerdo con las normas o pactos existentes.

Así, si la exigibilidad del pago se corresponde con el período impositivo en que se ha desarrollado el trabajo que retribuyen, la imputación corresponderá a ese período.

Por el contrario, si la exigibilidad del pago se corresponde con un período impositivo posterior a aquel en el que se ha desarrollado el trabajo que retribuyen, la imputación temporal procederá realizarla a aquel período impositivo posterior.

En elcaso planteado, todo parece indicar que la exigibilidad del pago de los 18 euros se corresponde con el período impositivo en que se ha desarrollado el trabajo que se retribuye.

Por tanto, la imputación se realizará a ese período y que, en el presente supuesto, de acuerdo con lo expresado por el consultante en su escrito de consulta, se deduce que se refiere al citado año 2019.

En definitiva, como  se trata de atrasos correspondientes al año 2019, que se han percibido en 2020 o 2021, deberá presentarse autoliquidación complementaria del ejercicio 2019, en el plazo que media entre la fecha en que se perciben –sin que se detalle dicha fecha en su escrito de consulta–, y el final del inmediato siguiente plazo de declaraciones por el impuesto.

Dicha autoliquidación complementaria no comportará sanción ni intereses de demora ni recargo alguno.

  • ¿Y si el pago es por sentencia judicial?

Si el derecho a percibir dicho importe (18 euros) ha sido reconocido al consultante mediante sentencia judicial, entonces el rendimiento del trabajo por dicha cuantía de 18 euros, se deberá imputar al año en que la referida sentencia adquiera firmeza, de acuerdo con el artículo 14.1 b) de la LIRPF.

Si dicha sentencia judicial adquirió firmeza, en caso de que así fuera, en 2019, el consultante deberá presentar autoliquidación complementaria del año en el que adquiera firmeza la sentencia (2019), por los rendimientos percibidos en 2020 o 2021, en el plazo que media entre la fecha en que se perciben y el final del inmediato siguiente plazo de declaraciones por el impuesto.

Por el contrario, en caso de que la sentencia judicial haya adquirido firmeza en 2020 o 2021, dicha cuantía de 18 euros deberá imputarse al año en que la referida sentencia adquiera firmeza.

Por tanto, en este caso el consultante no tendrá que hacer declaración complementaria del ejercicio 2019, sino que tendrá que incluir dicha cuantía (18 euros), en su declaración de IRPF correspondiente del año en que la sentencia adquirió firmeza (declaración de IRPF-2020, o bien, declaración de IRPF-2021).

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies