29 Nov
corbatas gastos deducibles

Los gastos en corbatas son deducibles si constituyen un complemento fundamental del formalismo asociado a la profesión

El TSJ de Cataluña ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por un trabajador contra la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña sobre determinados gastos y su deducibilidad. (Sent. de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 27 de julio de 2023).

En concreto, en lo que respecta a los gastos por corbatas (el TEAR solo admitía la deducibilidad de la compra de los trajes, pero no el gasto en corbatas), razona la sentencia que sí son deducibles por constituir un complemento casi indispensable del formalismo que se le ha reconocido a la actividad profesional del abogado.

Además, entiende el TSJ de Cataluña que el hecho de presentar una factura simplificada no impide poder beneficiarse de la deducción.

El caso concreto enjuiciado

Se recurre en este proceso la resolución de 27 de julio de 2021 del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña, estimatoria parcial de la reclamación económico-administrativa números respecto del acuerdo dictado por la Administración de la AEAT de Horta, por el concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF en adelante) y acuerdo sancionador derivado-Ejercicio 2018

Disconforme con la liquidación practicada, el interesado interpuso en fecha 28/07/2020 reclamación económico-administrativa nº NUM000 y sostiene la deducibilidad de:

1. Gastos relacionados con la utilización de un vehículo en la actividad profesional.

2. Gastos en vestuario.

En relación a los gastos de vestuario (trajes, complementos asociados, zapatos, corbatas, gemelos, entre otros) es una necesidad formal de la profesión, exigida a su vez por el despacho para el que presta servicios el trabajador. Se entienden deducibles los 223,14 euros de compra de corbatas y los 1.524,79 euros de la confección de un traje a medida.

Se mencionan diversas resoluciones de este Tribunal Económico-Administrativo donde se acepta la deducibilidad de los trajes y varias sentencias del TSJ de Cataluña.

3. Gastos en atenciones a clientes. Cestas de Navidad

4. Gastos refacturados.

5.  Gastos de restauración y de desplazamiento no refacturados.

La sentencia del TSJ de Cataluña: gastos deducibles de vestuario (no solo los trajes; también complementos como las corbatas)

Sobre este punto concreto, el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña solo entendía como deducibles los 1.524,79 euros de la factura de sastrería por la compra de un traje a medida artesanal, pero  no los 223,14 euros de adquisición de dos corbatas al tratarse de una factura simplificada que no identifica al interesado como destinatario, ni consta su pago en el extracto de la tarjeta de crédito aportado.

No quedando justificado que el interesado haya soportado realmente el gasto cuya deducción pretende, no se entiende deducible este gasto.

Frente al criterio del Tribunal Económico-Administrativo, el TSJ de Cataluña entiende que debió admitirse el gasto de las corbatas como deducible.

Sí se admitió la deducibilidad del traje a medida, pero no las corbatas y el gasto de éstas no resulta desproporcionado ni excesivo, si nos fijamos en el rendimiento de su actividad.
Evidencia, además, el destino para su actividad profesional.

Es una factura por valor de 223,14 euros. Se aporta copia del extracto bancario en el que consta el pago de las corbatas en la tienda (…). Coinciden los datos de la factura y del extracto bancario aportado y quien soportó el gasto. Se trata de un uso exclusivo para la actividad profesional y, por tanto, debió admitirse su deducibilidad.

Señala el TSJ de Cataluña que el TEARC admite el gasto relativo a un traje realizado a medida para el interesado puesto que aporta factura de la sastrería que lo confeccionó, pero no admite los gastos por las dos corbatas compradas en otro comercio porque únicamente aporta factura simplificada y no consta el cargo en la tarjeta del obligado.

Este Tribunal no ha denegado en todos los casos la deducibilidad del gasto por el hecho de que se presentara factura simplificada si aparecían otros medios de prueba que acreditaban que se había realizado para la actividad y contextualizaban el gasto, en cuanto a su efectividad e imputación.

Cierto es que la factura simplificada no es una factura completa pero sus supuestos y requisitos se regulan en el art. 4 y 7 del Reglamento 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se regulan las obligaciones de facturación, y, en principio no se ha discutido que podía en el presente caso expedirse factura simplificada ni que no contuviera las indicaciones necesarias de la misma, por lo que ha de poder tener virtualidad para su consideración como gasto deducible, en general.

Por otra parte, sí que se ha acreditado el cargo en la cuenta del obligado por lo que se ha satisfecho por él mismo, se aporta copia del cargo de la tarjeta a nombre del interesado. De esta forma, al caer los argumentos que sustentaban la negativa y haberse admitido el traje, por parte del TEARC, no cabe duda que deben admitirse los gastos por corbatas por constituir un complemento casi indispensable del formalismo que se le ha reconocido a la actividad profesional del Abogado.

Se estima parcialmente este motivo.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos