25 Nov
TRIBUTACIÓN ALTA DIRECCIÓN

¿Están sujetas a tributación las cuantías abonadas por extinción de los contratos de alta dirección?

Un consultante extinguió de mutuo acuerdo su relación laboral de alta dirección con la empresa en la que trabajaba sin percibir indemnización alguna. Como consecuencia de la extinción percibió en nómina las retribuciones por vacaciones no disfrutadas, horas extras y parte proporcional de la paga extraordinaria.

La empresa practicó retención a cuenta del IRPF sobre dichas retribuciones.

Plantea a la Dirección General de Tributos la sujeción a retención a cuenta del IRPF de las retribuciones percibidas.

La respuesta de la DGT

La DGT (Consulta Vinculante V2611-21, de 27 de octubre de 2021) deja claro que las retribuciones satisfechas por la empresa al consultante son rendimientos del trabajo que se encuentran sujetos a retención a cuenta por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de acuerdo con la siguiente normativa:

El artículo 17 de la LIRPF

“1. Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas.

(…)

2. En todo caso, tendrán la consideración de rendimientos del trabajo:

(…)

j) Las retribuciones derivadas de relaciones laborales de carácter especial.

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 17.2.j) las retribuciones satisfechas al consultante tienen la naturaleza de rendimientos del trabajo personal, de acuerdo con lo expuesto por este último, y dichas retribuciones se encuentran plenamente sujetas a gravamen.

¿Y qué sucede si hubiera habido indemnización por extinción?

En este sentido, cabe recordar que el Tribunal Supremo ha determinado que la indemnización mínima obligatoria de 7 días de salario por año trabajado en los contratos de alta dirección está exenta de tributación (sent. del TS de 4 de septiembre de 2020).

El TS se remite a lo sentenciado en su sentencia de 5 de noviembre de 2019.

Recuerda en su sentencia el TS que en los supuestos de extinción del contrato de alta dirección por desistimiento del empresario existe el derecho a una indemnización mínima obligatoria de 7 días de salario por año de trabajo, con el límite de seis mensualidades.

Al ser una indemnización obligatoria, deja claro la sentencia, esa cuantía de la indemnización está exenta de tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Por todo ello, el TS desestima el recurso de casación interpuesto por el abogado del Estado.

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies