26 Dic
FAQs fiscales 2023

¿Están sujetos a tributación los salarios de tramitación?

En caso de percibir salarios de tramitación, ¿están sujetos a tributación? Se vuelve a pronunciar la Dirección General de Tributos (DGT) en una Consulta Vinculante muy reciente (V3108-23, de 28 de noviembre de 2023)

El caso concreto enjuiciado

Expone la consultante que fue despedida de su empresa el 31 de marzo de 2020. Por sentencia de 18 de julio de 2023 el despido se declara nulo, condenándose a la empresa a la readmisión y al abono de los salarios dejados de percibir.

Se plantea a la Dirección General de Tributos la tributación aplicable a los salarios de tramitación.

1. Salarios de tramitación: sujetos a tributación

La DGT responde lo siguiente:

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 17.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF  procede otorgar a los salarios dejados de percibir durante el tiempo que media entre la fecha del despido y la de notificación de la sentencia que declara su nulidad la calificación como rendimientos del trabajo.

Esto comporta su sujeción al Impuesto (IRPF) y a su sistema de retenciones e ingresos a cuenta,

Una vez hecha la anterior precisión hay que analizar:

2. Imputación temporal de los salarios de tramitación

Como regla general, los rendimientos del trabajo se imputan al período impositivo en que son exigibles por el perceptor.

Ahora bien, junto con esta regla general, recogida en el artículo 14.1 de la LIRPF, el apartado 2 de este mismo artículo establece unas reglas especiales de imputación temporal (entre ellas la establecida en el apartado a):

“Cuando no se hubiera satisfecho la totalidad o parte de una renta, por encontrarse pendiente de resolución judicial la determinación del derecho a su percepción o su cuantía, los importes no satisfechos se imputarán al período impositivo en que aquélla adquiera firmeza”.

Conforme a esto, procederá imputar los salarios dejados de percibir (salarios de tramitación) reconocidos por la sentencia judicial al período impositivo en el que la misma haya adquirido firmeza: en el caso concreto planteado, el año 2023, según lo expuesto en el escrito de consulta.

3. Retención aplicable a los salarios de tramitación

Por lo que se refiere al cálculo de la retención aplicable sobre estos rendimientos (salarios dejados de percibir), su determinación se efectuará —integrándose con los restantes rendimientos del trabajo a satisfacer por la empresa en 2023— conforme con el procedimiento general para determinar el importe de la retención (art. 82 y ss del RIRPF; RD 439/2007, de 30 de marzo).

En relación con lo señalado en el párrafo anterior, cabe referir —respecto a la primera de las operaciones de este procedimiento general: determinación de la base para calcular el tipo de retención, recogida en el artículo 83— la incidencia en el presente caso de la reducción del 30% del artículo 18.2 de la Ley 35/2006 para los rendimientos íntegros del trabajo “que tengan un período de generación superior a dos años, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo”.

En el caso concreto enjuiciado, los salarios dejados de percibir abarcan un espacio temporal superior a dos años (de 1 de abril de 2020 la notificación de la sentencia: 19 de septiembre de 2023, según la documentación aportada con el escrito de consulta), en los términos del art. 83,3 del RIRPF.

Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que los rendimientos analizados no tienen por sí mismos y a efectos de retenciones la consideración de atrasos, consideración que únicamente procederá otorgar si se satisficieran en un período impositivo posterior al de su imputación temporal (es decir, posterior a de la firmeza de la sentencia), en tal circunstancia resultaría operativo lo recogido en el artículo 80.1.5º del Reglamento:

“El 15 por ciento para los atrasos que correspondan imputar a ejercicios anteriores (…)”.

Por último, en lo que respecta al tipo máximo de retención aplicable sobre los rendimientos del trabajo sometidos al procedimiento general, cabe referir el criterio fijado por este Centro en su contestación vinculante V0477-23 :

«Siguiendo con la transcripción normativa que puede incidir en la cuestión planteada, el artículo 87, precepto dedicado a la regularización del tipo de retención, dispone en su apartado 5 que

“(…) En ningún caso, cuando se produzcan regularizaciones, el nuevo tipo de retención aplicable podrá ser superior al 47 por ciento. El citado porcentaje será el 19 por ciento cuando la totalidad de los rendimientos del trabajo se hubiesen obtenido en Ceuta y Melilla y se beneficien de la deducción prevista en el artículo 68.4 de la Ley del Impuesto”.

Conforme a esto, concluye la DGT, el tipo del 47% se constituye en el tipo normativo máximo de retención que opera a efectos del cálculo de la retención sobre los rendimientos del trabajo afectados por el procedimiento general, tipo normativo que opera también como referente del porcentaje máximo de retención que se puede solicitar a efectos de la petición de un tipo de retención superior al procedente».

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos