15 Jul
FAQs fiscales 2022

Subrogación: ¿uno o dos pagadores a efectos de la Declaración de la Renta?

Una duda muy habitual a la hora de hacer la Declaración de la Renta es si en caso de subrogación de empresas se considera que existe uno o dos pagadores. La Dirección General de Tributos se ha pronunciado al respecto en diversas Consultas Vinculantes. Hoy analizamos una de las más recientes (V0967-20, de 3 de mayo de 2022).

El caso concreto planteado
Trabajador que de enero a mayo de 2021 estuvo adscrito a una empresa de un grupo y con fecha 1 de junio de 2021 (por subrogación) pasa a depender de otra empresa del mismo grupo.

Se pregunta sobre la existencia de más de un pagador a efectos de determinar la obligación de declarar por el IRPF-2021.

La respuesta de la DGT: subrogación y Renta

En el supuesto consultado nos encontramos, en principio, con dos pagadores distintos: las dos personas jurídicas del mismo grupo societario que han satisfecho los rendimientos del trabajo al trabajador subrogado.

Ahora bien, si la subrogación comporta una sucesión de empresa en los términos del artículo 44.1 del Estatuto de los Trabajadores, esa duplicidad de pagadores no puede ser ajena a su propio origen: la subrogación empresarial, lo que nos lleva a analizar la sucesión de empresa.

Al regular la sucesión de empresa, el artículo 44.1 del ET dispone lo siguiente:

“el cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior, incluyendo los compromisos de pensiones, en los términos previstos en su normativa específica, y, en general, cuantas obligaciones en materia de protección social complementaria hubiere adquirido el cedente”.

Por su parte, en el ámbito tributario, el artículo 42.1 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del día 18) determina que «serán responsables solidarios de la deuda tributaria las siguientes personas o entidades:

a) (…).

c) Las que sucedan por cualquier concepto en la titularidad o ejercicio de explotaciones o actividades económicas, por las obligaciones tributarias contraídas del anterior titular y derivadas de su ejercicio. La responsabilidad también se extenderá a las obligaciones derivadas de la falta de ingreso de las retenciones e ingresos a cuenta practicadas o que se hubieran debido practicar (…)”.

Esta doble incidencia que en los ámbitos laboral y tributario tiene la sucesión de empresa nos lleva a concluir que, por lo que respecta al IRPF, la sociedad cesionaria mantiene la condición de mismo pagador, a efectos de la determinación del tipo de retención aplicable sobre los rendimientos del trabajo a percibir por los trabajadores procedentes de la empresa cedente.

Ello comporta que para estos trabajadores no se produce (a efectos de la determinación del límite de la obligación de declarar por la obtención de rendimientos del trabajo) la existencia de más de un pagador por el hecho de pasar a formar parte de la plantilla del nuevo empresario: la sociedad cesionaria.

Por tanto, si en el supuesto objeto de consulta se ha producido una sucesión de empresa en los términos anteriormente indicados, nos encontraríamos ante un único pagador de rendimientos del trabajo.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies