23 Feb
impuestos teletrabajar

¿Teletrabajar? Sí, pero cuidado con los impuestos

Teletrabajo desde el pueblo, vuelta a España para teletrabajar para empresas extranjeras… son cada vez más las personas que se apuntan a esta forma de trabajo y de vida. Las razones son múltiples, pero también hay que conocer y tener en cuenta el plano fiscal.

Durante este último año, a causa de la pandemia se ha aumentado considerablemente el número de personas que teletrabajan y muchas de ellas se plantean volver a sus lugares de origen para trabajar desde allí.

En este artículo elaborado por Adrián García, Asesor Fiscal & Contable de SincroGO, vamos a exponer algunos de los impuestos competencia de las Comunidades Autónomas que hay que tener en cuenta a la hora de trasladar la residencia habitual.

  • El fenómeno creciente del teletrabajo

Tras el Brexit y ante la creciente posibilidad de teletrabajar, muchos españoles empleados por cuenta ajena en empresas de Reino Unido se plantean volver a España y desempeñar su trabajo desde aquí.

También ha crecido la aceptación por mantener reuniones a distancia mediante videoconferencias, reduciendo los costes por desplazamientos y ahorrando tiempo, por lo que la oportunidad para empresas y autónomos de prestar sus servicios a distancia se ha incrementado de igual manera.

Además, España es uno de los países del mundo con mayor infraestructura de fibra óptica y cobertura 5G, lo que permite trabajar sin problemas de conexión en la mayor parte de su territorio.

Por las razones expuestas anteriormente, hay personas que piensan en volver a sus pueblos de origen donde el coste de la vida es menor. Esto es una gran noticia para paliar la despoblación de las zonas rurales (España vaciada).

Pero a efectos fiscales, se deben tener en cuenta, entre otras, las siguientes consideraciones, ya que las competencias de algunos impuestos están cedidas a las Comunidades Autónomas:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

El IRPF es un impuesto parcialmente cedido a las Comunidades Autónomas por lo que en estos momentos hay diferencias de hasta el 4,5% en el tipo impositivo de la declaración de la renta entre unas regiones y otras.

Las Comunidades Autónomas también tienen potestad a la hora de establecer deducciones como por ejemplo:

– Por hijo nacido o adoptado
– Familia numerosa.
– Acogimiento de personas mayores con discapacidad…

  • Impuesto sobre Patrimonio (IP)

El Impuesto sobre el Patrimonio es un impuesto cuyo rendimiento está cedido en su totalidad a las Comunidades Autónomas.

Por lo tanto, tienen competencias para modificar el mínimo exento, tipo de gravamen y deducciones y bonificaciones de la cuota.

  • Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO)

El TPO es el impuesto que se paga, por ejemplo, en la compra de vehículos o de inmuebles entre particulares. En este sentido, también hay diferencias en el tipo de gravamen entre unos territorios y otros.

  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD)

El ISD es el impuesto que grava las herencias, legados y donaciones, este impuesto tiene muchas particularidades y diferencias entre territorios, pero a modo de ejemplo:

– En la Comunidad de Madrid existe una reducción del 100% en las donaciones entre padres e hijos y/o hermanos para la adquisición de vivienda habitual de hasta 250.000 €.

Aunque no haya que pagar ISD, hay que presentar el modelo tributario correspondiente y firmar ante notario la donación.

– El pacto de mejora, por ejemplo, permite en Galicia dar herencias en vida tributando por sucesiones en vez de por donaciones, situación que puede beneficiar considerablemente al contribuyente.

Si quieres saber más sobre los impuestos de la Comunidad a la que estás pensando irte a vivir, no dudes en contactar con nuestro Equipo de Expertos para solicitar un presupuesto.

Por: Adrián García

Asesor Fiscal y Contable

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies