26 Jun
indemnización por clientela

Hacienda reitera que la indemnización por extinción de contrato temporal está sujeta a tributación al no ser un despido

La Dirección General de Tributos ha vuelto a reiterar que en caso de extinción de contrato temporal, al no tratarse de un despido, la indemnización por finalización está plenamente sujeta a tributación (Consulta Vinculante de la Dirección General de Tributos V1154-23, de 5 de mayo de 2023).

El caso concreto planteado

Se plantea la tributación en el IRPF de una indemnización laboral del artículo 49.1.c) del Estatuto de los Trabajadores (Indemnización por extinción de contrato temporal).

En este sentido, la redacción actual del art. 49.1 del ET dispone lo siguiente:

“1. El contrato de trabajo se extinguirá:

(…)

c) Por expiración del tiempo convenido

A la finalización del contrato, excepto en los contratos formativos y el contrato de duración determinada por causa de sustitución, la persona trabajadora tendrá derecho a recibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar 12 días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación.

La respuesta de Tributos: indemnización sujeta a tributación (extinción de contrato temporal)

En primer lugar, la letra e) del artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (LIRPF) determina que estarán exentas:

“e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del ET, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del ET, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.

El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros.”.

Ahora bien, la DGT entiende que a efectos de poder aplicar la exención, además de que la indemnización percibida venga establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores (normativa de desarrollo o normativa reguladora de la ejecución de sentencias), es preciso que la causa de la misma sea el despido o cese del trabajador, y en este último caso solo en los supuestos en que de acuerdo con la normativa laboral el trabajador tiene derecho a una indemnización por el cese.

Por el contrario, en los casos en que el trabajador percibe una indemnización por causas distintas, como puede ser en los supuestos de extinción del contrato de trabajo por expiración del tiempo convenido, aunque exista derecho a la percepción de la misma no se trata de una renta exenta.

En consecuencia, la indemnización establecida en el artículo 49.1.c) del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores está plenamente sujeta al Impuesto desde su consideración como rendimientos del trabajo, conforme a lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley de la LIRPF.

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos