04 Jun
FAQs sobre becarios incorporación en las empresas

5 FAQs cruciales sobre la incorporación de becarios en las empresas

Se acerca el verano y con él, en muchas empresas, la incorporación de becarios. Respondemos a 5 FAQs recurrentes en muchas compañías.

Lo primero que conviene aclarar es que legalmente no existe el término “becario” y por esta denominación se alude a los estudiantes que hacen prácticas (ya sea curriculares o extracurriculares) en el marco de un convenio de cooperación educativa.

Por otro lado, conviene dejar claro que no es lo mismo un “becario” (no hay relación laboral con la empresa) que la figura del contrato en prácticas (una de las modalidades de los contratos formativos y donde sí existe relación laboral).

En el caso de los estudiantes universitarios, se aplica a los “becarios” el Real Decreto 592/2014, de 11 de julio, por el que se regulan las prácticas académicas externas de los estudiantes universitarios.

  1. ¿Qué modalidades de prácticas hay para los becarios universitarios?

El RD 592/2014 establece dos modalidades diferentes:

  • Prácticas curriculares: son obligatorias para los estudiantes dentro del Plan de Estudios del grado (titulación) que se esté cursando.
  • Prácticas extracurriculares, son aquellas que los estudiantes podrán realizar con carácter voluntario durante su periodo de formación. Aun teniendo los mismos fines que las prácticas curriculares, no forman parte del correspondiente Plan de Estudios.

En ambos casos hay que suscribir el llamado Convenio de Cooperación Educativa entre el centro / universidad y la empresa.

2. ¿Hay que dar de alta en la SS a todos los becarios?

No. Solamente hay que dar de alta a los becarios en el caso de que éstos perciban algún tipo de contraprestación (ya sea en dinero o bien en especie).

La Seguridad Social deja claro que en el caso de personas que desarrollan programas de formación, prácticas no laborales en empresas y prácticas académicas externas, que no tengan carácter remunerado, no hay que darles de alta en la Seguridad Social.

Esto es así puesto que no se ha publicado la norma reglamentaria de desarrollo que haga efectiva la obligación establecida en el RD-Ley 28/2018 (recordamos que este RDLey, aunque estableció la obligación de dar de alta a todos los becarios, esa medida estaba ligada a un desarrollo reglamentario que hasta la fecha no se ha producido).

3. La compensación abonada por las prácticas extracurriculares ¿está sujeta a tributación?

Lo ha aclarado la Dirección General de Tributos en diversas consultas vinculantes, la más reciente de fecha 7 de abril de 2021 (Consulta Vinculante V0823-21).

Las bolsas o ayudas al estudio —otorgadas al amparo de los programas de cooperación educativa universidad-empresa para la realización de prácticas académicas externas— son rendimientos del trabajo que no se encuentran amparados por la exención del artículo 7 j) de la LIRPF.

Por tanto, la compensación está sujeta a tributación.

En cuanto al tipo de retención aplicable, el tipo resultante no podrá ser inferior al 2% al tener la relación entre alumno y empresa una duración inferior al año, tal como establece el artículo 86.2 del RIRPF.

4. Si el becario se acaba incorporando a la empresa, ¿computa el tiempo de la beca a efectos de antigüedad? ¿Cabe fijar un periodo de prueba?

Como hemos comentado, la relación con los becarios NO es laboral.

Por tanto, en el caso de que al término de los estudios el estudiante se incorpore a la plantilla de la empresa, el tiempo de las prácticas no computará a efectos de antigüedad.

Lo mismo se aplica para el periodo de prueba. Puesto que la relación no es laboral, cabe fijar en el contrato un periodo de prueba (a salvo de lo que pueda disponer el convenio colectivo de aplicación).

5. Si el becario es un “falso becario”: ¿qué indemnización por despido hay que abonar?

Hay que recordar que un becario no puede suplir las funcinoes que haría un trabajador de plantilla. Si fuese el caso, estaríamos ante un “falso becario” (existencia, por tanto, de relación laboral).

El Tribunal Supremo se ha pronunciado expresamente sobre la indemnización por despido en el caso de los “falsos becarios)

En su sentencia de 23 de junio de 2020 unifica doctrina sobre cómo ha de calcularse la indemnización por despido improcedente.

El TS determina que el salario regulador de la indemnización por despido es el establecido en el convenio colectivo aplicable, aunque en el momento del cese se percibiera realmente uno inferior y los servicios se hubieran prestado al amparo de un nexo encubridor del contrato de trabajo.

La sentencia aplica la doctrina de SSTS 27 diciembre 2010 (rcud. 1751/2010) y 770/2019 de 12 noviembre (rcud. 1638/2017), entre otras.

Recuerde que si su empresa necesita asesoramiento laboral, no dude en contactar con nuestro Equipo de Expertos para solicitar un presupuesto.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies