03 Abr
ERTEs Banco de España

El Banco de España alerta de la pérdida de eficacia de los ERTEs y pide más formación

El Banco de España ha presentado un informe en el que alerta que el mecanismo de los ERTEs, aunque ha servido para contener el empleo, empieza a decaer en eficacia dada su prolongada extensión en el tiempo.

Éstas son algunas de las calves del informe «Los ERTE en la crisis del Covid-19: un primer análisis de la reincorporación al empleo de los trabajadores afectados»:

El análisis de las transiciones laborales de los trabajadores afectados por un ERTE muestra una reincorporación al empleo en el tercer trimestre del año muy superior a la observada entre los trabajadores que perdieron su empleo y no estuvieron afectados por estos esquemas de protección.

Esto refleja una elevada efectividad de los ERTE a la hora de facilitar la vuelta al empleo tras las medidas de confinamiento adoptadas en la primavera pasada.

Ahora bien, la diferencia entre ambos colectivos en la probabilidad de reincorporación se difumina cuando se analizan los ERTE iniciados en el tercer trimestre o aquellos con una duración más elevada, lo que evidenciaría, fundamentalmente, la prolongación de niveles de actividad bajos, asociados a la continuidad de las restricciones provocadas por la pandemia.

La información individual proporcionada por la EPA permite analizar en qué medida se observan diferencias en estas transiciones según las distintas características y ramas de ocupación de los trabajadores.

La elevada eficacia de los ERTE en el segundo trimestre fue generalizada para todos los grupos y sectores considerados, en el sentido de que la probabilidad de volver a una situación de empleo efectivo fue muy superior entre los afectados por ERTE respecto a la del resto de los no empleados.

De la misma forma, el peor desempeño relativo de los ERTE que comenzaron en el tercer trimestre, en comparación con quienes pasaron a estar desempleados o inactivos en ese período, es compartido por la mayor parte de los colectivos, destacando la menor efectividad, definida de ese modo, entre las mujeres, los jóvenes y el colectivo con menor nivel de formación.

Por ramas de actividad, el empeoramiento se concentró en la construcción, en la hostelería y el comercio y en los otros servicios, esto es, las ramas más afectadas por las restricciones durante ese período.

En cuanto a la efectividad de los ERTE para aquellos que se iniciaron en el tercer trimestre, se observa que los efectos positivos dejan de ser generalizados y se concentran en determinados colectivos.

En particular, los ERTE iniciados en el tercer trimestre resultaron efectivos para aumentar la probabilidad de volver
al empleo únicamente para los hombres, los mayores de 45 años, aquellos con un contrato indefinido, con estudios secundarios, y cuya rama de actividad son los transportes y comunicaciones.

La formación debería ser prioritaria

A nivel global, el Banco de España entiende que parece plausible pensar que la ausencia de efectos diferenciales en términos de la incorporación al empleo efectivo de los trabajadores en ERTE en el tercer trimestre frente a los que estaban desempleados o inactivos sea, fundamentalmente, el reflejo de la prolongación de las restricciones asociadas a la pandemia.

Desde un punto de vista de política económica, esto aconsejaría focalizar el mantenimiento de las ayudas en las empresas que operan en los sectores más afectados hasta que se supere la crisis sanitaria.

Esta protección podría vincularse de forma más directa a la realización de actividades formativas de los trabajadores afectados, que, hasta el momento, ha sido relativamente reducida

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies