11 Mar
derecho a teletrabajo

Trabajo por cuenta ajena: no existe un derecho al teletrabajo y no cabe autoconcederse teletrabajo

En torno al teletrabajo, surgen muchas informaciones erróneas y confusión entre la figura de los autónomos (libertad total para realizar teletrabajo desde donde quieran y cuando quieran) vs. trabajo por cuenta ajena. Aclaramos 4 puntos fundamentales:

  1. No existe un derecho a teletrabajar

No existe un derecho a teletrabajar ni un trabajador puede exigir teletrabajo a su empresa. El teletrabajo es voluntario para ambas partes (empresa y trabajador), tal y como dispone expresamente el art. 5.1 de la Ley 10/2021 de trabajo a distancia.

En todo caso, hay que consultar el convenio colectivo de aplicación en la empresa. Ya tenemos muchos convenios regulando el teletrabajo & trabajo a distancia conforme a lo establecido en la Ley 10/2021)

2. Teletrabajo por conciliación por la vía del art. 34.8 del ET

Lo que sí cabe es poder solicitar la adaptación de jornada por razones de conciliación por la vía del art. 34.8 del ET. Esa adaptación incluye poder pedir teletrabajo a la empresa. Ahora bien, los tribunales han dejado claro que no existe un derecho absoluto para la persona trabajadora.

Cabe además la denegación (total o parcial) de la petición por parte de la empresa. Eso sí, la denegación tiene que ser motivada y por escrito y tiene que cumplirse el periodo de negociación (se abrirá un proceso de negociación con la persona trabajadora durante un periodo máximo de quince días)

Eso sí, lo que no cabe, como han sentenciado los tribunales, una denegación por motivos genéricos; hay que concretar y justificar los motivos de dicha denegación.

Las peticiones de teletrabajo por la vía del art. 34.8 del ET son fuente de alta conflictividad en la jurisdicción social. Se dirime caso por caso, analizando las circunstancias concurrentes en cada caso y realizando  una ponderación de los intereses de ambas partes (empresa vs. trabajador).

Y en todo caso, si la empresa deniega la petición, la persona trabajadora tiene que acatar y recurrir a los tribunales pero no puede «autoconcederse» en ningún caso teletrabajo.

3. No cabe la libertad total en teletrabajo por cuenta ajena

No se puede confundir a un autónomo (freelance) con un trabajador por cuenta ajena. Precisamente las notas que definen a un autónomo y que son las que la jurisprudencia tiene en cuenta para analizar si estamos o no en presencia de un falso autónomo son las notas de dependencia y ajenidad.

Un autónomo por supuesto que puede decidir dónde teletrabajar, cuando y desde qué lugar o lugares, pero no sucede lo mismo con el trabajador por cuenta ajena.

En trabajo por cuenta ajena hay que formalizar (supuestos de teletrabajo regular, es decir, cuando se cumpla el porcentaje del 30% en un periodo de referencia de tres meses) el acuerdo de trabajo a distancia.

En dicho acuerdo hay que formalizar obligatoriamente una serie de puntos; entre ellos porcentaje de teletrabajo, lugar desde el que se va a teletrabajar… Y ahí cabe establecer que única y exclusivamente se puede teletrabajar desde un único punto (domicilio del trabajador, coworking…); aunque también caben otras opciones como por ejemplo permitir teletrabajo desde una segunda residencia, permitir o no teletrabajo desde otros puntos preavisando a la empresa…

Y en todo caso, hay que tener en cuenta que en trabajo por cuenta ajena es obligatoria la evaluación de riesgos en el puesto de trabajo.

Y en ningún caso cabe teletrabajar desde el extranjero sin preavisar a la empresa (esto exige, entre otros, comunicar el desplazamiento a la Seguridad Social y plantea una serie de riesgos y problemas).

Y además hay que consultar el convenio colectivo de aplicación; algunos fijan por ejemplo un porcentaje mínimo de presencialidad en la oficina.

Y en todo caso, las empresas y trabajadores deben tener en cuenta que teletrabajar desde un lugar no consignado en el acuerdo de trabajo a distancia puede plantear problemas desde el punto de vista de la PRL, consideración o no como accidente laboral…

4. Despido por «autoconcederse» teletrabajo

No cabe que el trabajador decida por su cuenta «autoconcederse» teletrabajo. Si la empresa deniega el teletrabajo u ordena la vuelta a la presencialidad, el trabajador tiene que acatar la orden de la empresa y recurrir a los tribunales.

Una cuestión que sí puede darse (y veremos pronunciamientos en los tribunales) es qué pasa cuando la empresa no ha cumplido la obligación de formalizar el acuerdo de trabajo a distancia (supuestos de teletrabajo regular), los empleados siguen teletrabajando y de pronto la empresa ordena la vuelta total o parcial a la oficina.

Ahí, los trabajadores tendrán que acatar la orden (vuelta a la presencialidad), pero pueden interponer una demanda al entender que se ha creado un derecho adquirido (condición más beneficiosa para ellos), pero esta cuestión (creación o no de derecho adquirido) también se dirime caso por caso en los tribunales analizando las circunstancias concurrentes en cada caso.

Si el trabajador no acata la vuelta a la presencialidad, cabe sancionar llegando incluso al despido disciplinario. Y ya tenemos varios pronunciamientos en este sentido (Despido declarado procedente por ausencias al trabajo: no cabe «autoconcederse» teletrabajo (y no basta alegar sin más motivos médicos) – Sincro (sincrogo.com), Cambiar de domicilio no conlleva poder exigir teletrabajo a la empresa: despido procedente por negarse a la presencialidad – Sincro (sincrogo.com) (entre otros).

 

 

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos