03 Ene
discriminación LGTBI

Figurar como socio en la web corporativa y presentarse en Linkedin como abogado del despacho no implica relación laboral con la empresa

El TSJ de Madrid ha desestimado el recurso interpuesto por un abogado que reclamaba la existencia de relación laboral con el despacho. En la web corporativa figuraba como socio y en su perfil de Linkedin se presentaba como abogado de la firma y acudía al despacho todos los días.

Pese a ello, entiende el TSJ que no han quedado acreditadas las notas de dependencia y ajenidad; en especial porque ha quedado acreditado que el trabajador facturaba directamente a los clientes
a los que presta sus servicios profesionales, corriendo pues con el riesgo y ventura de su actuación como abogado de los mismos, (STSJ de Madrid de 29 de noviembre de 2023).

El caso concreto enjuiciado

El demandante prestaba sus servicios profesionales como abogado en las instalaciones del despacho (…)

El trabajador acudía todos los días al despacho, para el desempeño de su ejercicio profesional en un horario que oscilaba entre las 10:00 h de la mañana y las 14:00 h así como por las tardes, pero sin cumplir un horario determinado.

Al perfil profesional de la red Linkedin el demandante se describe como abogado asociado en la empresa desde octubre de 1991

En la web corporativa de la empresa demandada aparece el trabajador como socio de la firma

El trabajador para la percepción de sus retribuciones, emitía facturas por los servicios profesionales prestados a diversos clientes. Utilizaba los medios facilitados por la empresa relativos a sistemas informáticos, secretariado o correo electrónico, emitiendo facturas la mercantil demandada contra el demandante, en las que se hace constar textualmente como concepto «Por utilización de instalaciones para actuaciones de ejercicio profesional de la abogacía durante…»

La empresa facilitaba los clientes al demandante para el desempeño de su actividad profesional.

La mercantil dejó de prestar actividad (concurso voluntario), no volviendo a acudir el demandante a partir de 12 de julio de 2022 a las instalaciones de la sociedad para la prestación de sus servicios profesionales.

El JS, estimando la excepción de falta de acción alegada por la empresa por inexistencia de relación laboral entre las partes, desestimó la demanda interpuesta por el demandante frente a la empresa». Recurre en suplicación pero también se desestima.

La sentencia: figurar como socio en la web corporativa y en Linkedin no implica relación laboral

El TSJ de Madrid desestima el recurso interpuesto por el trabajador y ratifica lo sentenciado por el JS (inexistencia de relación laboral al entender que no se cumplen las notas de dependencia y ajenidad)

Hay que recordar en primer lugar que en el caso de los abogados  es el Real Decreto 1331/2006, de 17 de noviembre, el que se regula la relación laboral de carácter especial de los abogados que prestan servicios en despachos de abogados, individuales o colectivos.

El artículo 1.1. establece que es de aplicación a «los abogados que prestan servicios retribuidos, por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección del titular de un despacho de abogados, individual o colectivo», por lo que han de estar presentes las mismas notas que configuran cualquier relación laboral, según el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores, de
retribución, ajenidad y sometimiento a las órdenes del empresario, en este caso titular de un despacho de abogados.

El artículo 1.2 del RD 1331/2006 excluye de esta relación especial, en lo que aquí interesa, los siguientes supuestos:

«d) Las relaciones que se establezcan entre los despachos y los abogados cuando la actividad profesional concertada a favor de los despachos se realice con criterios organizativos propios de los abogados y la contraprestación económica percibida por éstos por dicha actividad profesional esté vinculada enteramente a la obtención de un resultado o a los honorarios que se generen para el despacho por la misma.

Se exceptúan de este supuesto las relaciones en las que se garantice a los abogados por la actividad profesional concertada,periódicamente, unos ingresos mínimos.

e) Las actividades profesionales que desarrollen los abogados contratados por un despacho, con autorización de éste, a favor de sus propios clientes cuando cobren los honorarios devengados por tales actividades profesionales directamente de los mismos.»

Pues bien, en el caso concreto enjuiciado no consta que  el demandante fuera retribuido por el despacho demandado sino que, por el contrario, lo que aparece son facturas emitidas
por él en nombre propio y con otro domicilio, directamente a los clientes, no constando probado que tuviera garantizados unos ingresos mínimos periódicos

Tampoco concurre la ajenidad, por cuanto es el propio demandante quien factura directamente a los clientes a los que presta sus servicios profesionales, corriendo pues con el riesgo y ventura de su actuación como abogado de los mismos, sin que se haya probado que todos los asuntos le vinieran dados por la demandada ni menos aún que hubiera exclusividad.

Y, por último, no estaba el demandante inserto dentro del ámbito de organización del despacho demandado, no recibiendo órdenes ni instrucciones de la empresa, utilizando sus medios materiales y personales mediante una contraprestación a su cargo.

Por tanto, concluye la sentencia, hemos de concluir que no está acreditada la existencia de una relación laboral entre las partes, ni ordinaria ni especial y, al haberlo apreciado así la juzgadora a quo, el recurso no puede ser estimado.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos