20 Jun
reingreso tras excedencia tribunal supremo

Acoso: si se trata de un incidente aislado y no se comunica expresamente, no cabe imputar a la empresa pasividad en su obligación preventiva

Acoso: aunque existe un proceso de incapacidad temporal, no cabe imputar a la empresa pasividad en su obligación preventiva cuando se ha producido un hecho aislado y no se ha dado cuenta del mismo expresamente a la empresa (STS de Cataluña de 4 de abril de 2024). 

El TSJ de Cataluña ratifica lo sentenciado por el JS, que determina que no cabe sacar conclusiones sobre la causa de la IT (supuesto acoso) a partir simplemente de la consecuencia (trastorno de ansiedad), pues esta última puede obedecer a múltiples causas.

El caso concreto enjuiciado

El 23 de julio de 2022 la trabajadora hizo entrar al baño del centro de trabajo a la empleada Dª. Manuela y mantuvo allí una discusión con ella que prosiguió en el exterior del baño. En el curso de la discusión
hubo gritos y la Sra. Manuela tiró un vaso al suelo.

Unos meses antes de la discusión la demandante y la señora Manuela se habían ido juntas de vacaciones a las islas Baleares.

La Sra. Estefanía causó baja por incapacidad temporal derivada de enfermedad común el 01/08/22 con diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizado, manteniéndose en dicha situación a fecha del juicio.

La demandante hacía un turno rotatorio de mañana, tarde y noche, y pidió el cambio a turno fijo de mañana en noviembre de 2021 que le fue concedido.

La empresa cuenta con un protocolo para la prevención, la actuación y resolución de situaciones de acoso psicológico, sexual, por razón de sexo y otras discriminaciones en el trabajo.

La evaluación de riesgos laborales y planificación de la acción preventiva prevé y evalúa el riesgo de carga mental y de riesgos psicosociales debido, entre otros, al tipo de trabajo por contacto con usuarios clientes, mucho trabajo en periodos cortos de tiempo, etc. También se prevé el riesgo «accidentes por seres vivos».

La trabajadora interpone demanda dirigida contra la sociedad empleadora y el superior jerárquico de la trabajadora demandante, pretendía la extinción indemnizada de la relación laboral, por supuestos incumplimientos empresariales, consistentes en el sometimiento a la trabajadora a una situación de acoso u hostigamiento, reclamando, además, una indemnización adicional para el resarcimiento de los daños morales derivados de la supuesta vulneración de derechos fundamentales.

La sentencia de instancia, ahora recurrida en suplicación, desestima íntegramente la demanda, considerando que no se había acreditado la denunciada situación de acoso laboral.

La sentencia del TSJ: Inexistencia de acoso. Un solo hecho aislado

El TSJ desestimó el recurso. La discusión cursó a gritos, pero por ambas, pues en el relato de hechos probados no se atribuyen los gritos únicamente a la compañera de trabajo. En la discusión la compañera de trabajo de la demandante tiró un vaso; pero al suelo, no a la demandante. Y se declara también probado que la discusión tuvo lugar por iniciativa de la propia demandante, que hizo entrar al baño, con ella, a su compañera de trabajo.

Se trata, como apunta la sentencia de instancia, de un único incidente aislado y puntual, del que tampoco se desprende que la agredida moralmente fuera la actora.

La demandante inició un proceso de incapacidad temporal (IT) a los pocos días, el 1 de agosto de 2022; y entre ambas fechas no consta que refiriera a la empresa problema alguno, por lo que mal podía activarse el protocolo para la prevención, actuación y resolución de situaciones de acoso, cuya existencia también se declarar probada.

No podemos, por ello, si transcurren tan pocos días, si se trata de un incidente aislado, y si no se le da cuenta del mismo, imputar pasividad en su obligación preventiva a la empresa.

Por otro lado, el diagnóstico de la enfermedad determinante de la IT, el trastorno de ansiedad generalizado, no constituye indicio de la situación de acoso. Como brillantemente argumenta la sentencia de instancia, no pueden sacarse conclusiones sobre la causa (el supuesto acoso) a partir, simplemente, de la consecuencia (el trastorno de ansiedad), pues esta última puede obedecer a otras muchas causas.

En resumen, el relato de hechos no permite vislumbrar una situación de acoso u hostigamiento, constando un único incidente puntual, tan imputable a la demandante como a la otra trabajadora, si no más

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos