29 Feb
sentencia despido disciplinario dar clases de coaching durante la baja

Acoso laboral: Recibir anónimos insultantes no implica que la baja por ansiedad deba ser considerada como accidente laboral

Acoso laboral: Desestimado el recurso interpuesto por una trabajadora que solicitaba se declarase como accidente laboral su baja por ansiedad. La trabajadora alegaba que la baja se había producido por el acoso laboral que sufría, incluyendo la recepción de mensajes anónimos (STSJ de Castilla y León de 5 de febrero de 2024).

Considera el TSJ que no ha quedado debidamente acreditada la conexión entre enfermedad y trabajo que con carácter exclusivo exige  la LGSS para calificar el proceso de incapacidad temporal como derivado de accidente de trabajo.

El caso concreto enjuiciado

En fecha de 2 de septiembre de 2021, la sra. Elisabeth acudió al servicio de psiquiatría del SACYL, donde se le diagnosticó «síndrome ansioso depresivo secundario acoso laboral» y se le pautó tratamiento farmacológico

El 18 de febrero de 2022 el médico de atención primaria del SACYL, Dr. Ángel Daniel , que le cursó la baja el 21 de febrero de 2022, le diagnosticó «cuadro ansioso depresivo secundario acoso laboral»  Nunca antes de esa baja había sufrido otra por causa psicológica o de acoso laboral, según certifica ese mismo médico del SACYL

La sra. Elisabeth , desde el mes de marzo de 2022, viene recibiendo asistencia psicológica por parte del Psicólogo D. Alexander que le ha diagnosticado un «Trastorno de Adaptación con Ansiedad Mixta y Estado de Ánimo Deprimido (Agudo); derivado de estresante laboral tipo mobbing»

Entre otros hehcos, el supervisor D. Julio encontró diversos anónimos dirigidos a la trabajadora y en algunos de ellos puso las fechas en que los encontraba y se los entregaba a ésta: «encontrado el 1 septiembre 2021,» otro el 24/8 a las 16:30 otro el 24/8 a las 16:30, otro 1 sept. 2021.

La trabajadora Dª. Sagrario vio diversos anónimos y otros compañeros también se lo dijeron; y el 16 de septiembre de 2021 encontró un sobre en el cuarto de gerocultores guardado en la carpeta de controles dirigido a la sra. Elisabeth , que contenía un anónimo; relatándole ésta su contenido, relacionado con su renuncia y cambio de puesto a gerocultora de enfermería: «buenas noticias, te vas» y en su reverso, «puta».

También desaparecieron protocolos de trabajo que la sra. Elisabeth confeccionaba y cuando se reponían, volvían a desaparecer; y uniformes de la misma aparecían rajados y/o tirados en el contenedor

La sentencia del TSJ: se descarta la consideración como accidente laboral

El TSJ desestima el recurso interpuesto por la trabajadora. Razona el TSJ que no puede entenderse que exista una situación de acoso laboral porque éste requiere actos de hostigamiento realizados por la dirección de la empresa o por los compañeros de trabajo, no existiendo prueba de quién remite los anónimos a la trabajadora.

Y añade la juzgadora que la hoy recurrente tiene seguimiento en la Unidad de Salud Mental de Béjar en los años 2018 y 2019 por lo que en esos años ya presentaba patología psíquica y la hoja de procesos clínicos abiertos tiene con anterioridad al actual al menos dos abiertos por crisis de ansiedad.

Por ello rechaza que el proceso de incapacidad temporal iniciado en febrero de 2022 tenga como causa exclusiva el trabajo

El abogado de la trabajadora argumentaba que la situación que desencadena la baja laboral de la trabajadora -como corroboran los informes médicos del SACYL y del psicólogo interviniente- es el estresante laboral relativo a actos de acoso sufridos durante meses en el centro de trabajo (uniformes rajados; protocolos de trabajo desaparecidos; anónimos insultantes y
con referencias a la actividad laboral -incluso el recibido en su domicilio alude a la baja «vaya jeta. buenas vacaciones»-….etc ).

Frente al argumento de la defensa de la trabajadora, señala el TSJ que el artículo 156.2.e) del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social dispone que tendrán la consideración de accidentes de trabajo:

«Las enfermedades, no incluidas en el artículo siguiente, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo.»

Sin embargo, el TSJ desestima el recurso al entender que en el supuesto concreto enjuiciado falta precisamente, el requisito de que la enfermedad tenga por causa exclusiva la ejecución del trabajo.

No existe prueba de la fecha de recepción de los anónimos ni tampoco ningún testigo que presenciara que la trabajadora los encontraba en su taquilla, salvo su propia manifestación; y es tras recibir un anónimo en su domicilio cuando se inicia el proceso de incapacidad temporal;

Además, los testigos manifiestan que no han oído a ningún compañero de trabajo expresiones de animadversión hacia la actora o de disconformidad con el nombramiento para el cargo de gerocultora; y que en los años 2018 y 2019 había sido seguida en la Unidad de Salud Mental de Béjar porque ya presentaba patología psíquica, en concreto por crisis de ansiedad.

Todos estos datos, concluye el TSJ, ponen de relieve la falta de conexión entre enfermedad y trabajo que con carácter exclusivo exige el artículo mencionado del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social para calificar el proceso de incapacidad temporal como derivado de accidente de trabajo

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos