22 Feb
sentencias brecha salarial

Brecha salarial: Condenada una empresa a indemnizar con 25.000 euros a una trabajadora por discriminación salarial por razón de género

Brecha salarial: Hoy, 22 de febrero, se celebra el Día de la Igualdad Salarial. Por ello analizamos algunas sentencias en materia de discriminación salarial por razón de género.

En concreto, en ésta se impone una sanción de 25.000 euros a una empresa por vulneración del derecho fundamental a la igualdad de la trabajadora por discriminación retributiva por razón de sexo.

Se condena a la empresa a abonar a la trabajadora en concepto de indemnización en la cantidad de 25.000 euros (sentencia del Juzgado de lo Social de Gijón. Sección 3, de fecha 14 de abril de 2020).

Se impone en este caso la sanción máxima correspondiente al tramo (25.000 euros; art. 8.12 de la LISOS) dada la participación, ya activa o pasiva, de la representación legal de los trabajadores en las promociones de ascensos y dado al carácter público de la empresa demandada, lo que le exige una mayor diligencia.

El caso concreto enjuiciado

Cuando la trabajadora ingresó en la empresa (empresa municipal), entró a formar parte de la Oficina Técnica, que
depende funcionalmente del Director del Área Técnica y estaba integrada por 5 trabajadores, un Topógrafo,
por dos Delineantes proyectistas y dos Auxiliares técnicos incluida la trabajadora.

En el año 2013, se componía de 4 trabajadores, un Topógrafo, un Delineante proyectista, un Delineante y una Auxiliar técnica.

Y en el año 2019, hay 3 trabajadores, un Topógrafo, un Delineante y la demandante como Auxiliar técnica. Todos ellos varones, a excepción de la trabajadora.

En el acta de reunión de la Empresa con el Comité de fecha 27/6/2013, se acuerdan un total de 50 promociones para
el personal de la empresa en el periodo 2013-2015.

Las bases para la provisión mediante promoción interna de una plaza de Delineante se publicaron con fecha 17/1/2020, concurriendo la trabajadora como única persona aspirante y que fue adjudicataria de la plaza, comunicándosele el resultado en fecha 26/2/2020.

En mayo de 2019, la trabajadora solicitó a la Empresa el reconocimiento de funciones de superior categoría, concretamente de Delineante.

El responsable de Recursos Humanos emitió una comunicación denegando que existiera la realización de funciones de superior categoría.

La trabajadora ejercitó una acción de tutela de derechos fundamentales, alegando vulneración del derecho a la igualdad en su vertiente retributiva, por razón de sexo, con fundamento en los arts. 4.2 b), c), 28 del ET en relación con los arts. 14 y 35 de la CE.

La trabajadora alegaba en esencia, que habiendo sido contratada en fecha 1/8/2008 como Auxiliar técnica y prestando servicios desde entonces para la Oficina técnica, siendo la única mujer.

El compañero que entró con su misma categoría en el año 2006 promocionó a Delineante en el año 2013, siendo la única promoción para dicha categoría hasta la convocatoria que se produjo en el año 2020, una vez que presentó en el Juzgado la presente demanda.

La sentencia

El JS falla a favor de la trabajadora (existencia de indicios fundados de discriminación).

Recuerda en primer lugar el Juzgado de lo Social que el concepto de brecha salarial ha sido el centro de un examen exhaustivo por parte de distintos autores doctrinales, resoluciones y toda clase de normativa.

Y en un sentido lato, alude, a groso modo, a las diferencias retributivas que únicamente se fundamentan en el sexo.

No solo han de producirse dichas diferencias, sino que las mismas han de carecer de justificación objetiva y razonable.

Y en los distintos ejes en los que se aprecia dicha discriminación, es la promoción profesional uno de los más analizados.

Analizando exclusivamente el puesto de la trabajadora, única mujer Auxiliar técnica en la empresa,
su comparación más inmediata y objetiva ha de realizarse con su compañero, la persona que comenzó en
la empresa realizando las mismas funciones.

Esto es así pues solo ellos en la empresa desempeñaban la categoría señalada hasta el ascenso de éste, en el año 2013, a Delineante. El compañero ascendió con una antiguedad de 7 años.

No ha habido ninguna promoción desde el año 2013 hasta el año 2019 para la categoría de Delineante, teniendo la actora una antiguedad de 11 años cuando se le adjudicó el ascenso.

Todos estos datos, deja claro el JS, conducen a considerar que efectivamente existen indicios de discriminación por razón de sexo en las promociones internas en la empresa, sobre todo habida cuenta de que el reparto entre ellos en la oficina se realiza atendiendo a cuál tiene en ese momento, menor carga de trabajo, esto es, de forma indistinta.

Por ello, existen indicios suficientes de vulneración de derechos fundamentales, lo que simplemente, supone trasladar a la empresa la carga de probar un motivo justificado de la falta de promoción de la trabajadora hasta el año 2020.

Y puesto que la decisión de la empresa no se apoya en ningún motivo justificado, proporcionado ni racionalmente acreditado, a la vista de que supone sin más un perjuicio económico y profesional para la demandante, procede la estimación de la demanda y considerar que se ha vulnerado el derecho a la igualdad de la trabajadora en su vertiente retributiva.

En este caso, razona el JS, la vulneración del derecho a la igualdad retributiva por discriminación indirecta causante de una brecha salarial en la trabajadora, no se produce por el ascenso de su compañero sino porque aun viniendo desarrollando el trabajo con éste, que se les repartía de forma indistinta, la empresa no justifica por qué causa no tuvo lugar el ascenso de ella sino tras 7 años después de haber ascendido a su compañero.

En cuanto al importe de la indemnización, razona la sentencia que si examinamos además, que la empresa incurrió en una conducta susceptible de valorarse como infracción administrativa muy grave, art. 8.12 LISOS, se considera adecuada la indemnización de 25.000 euros, que es la parte superior de la sanción pecuniaria establecida para el grado mínimo (de 6.251 a 25.000 euros).

Esto es así, razona la sentencia, dada la participación, ya activa o pasiva, de la representación legal de los trabajadores en las promociones de ascensos y de la que la demandante formaba parte y al carácter público de la empresa demandada, lo que le exige una mayor diligencia.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. Periodista y abogada...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies