12 Jun
sentencias laborales 2021

Declarado procedente el despido de un trabajador que mintió en el CV y en una declaración responsable sobre sus limitaciones físicas para asumir el puesto

El TSJ de Castilla y León ha ratificado la declaración de procedencia del despido de un trabajador por (entre otros motivos) trasgresión de la buena fe (mentir en el CV y en una declaración responsable sobre sus limitaciones).

El trabajador firmó un documento en el que aseveraba que no presentaba limitaciones especiales respecto de un trabajador ordinario a efectos de la manipulación manual de cargas (algo consustancial al puesto).

El caso concreto enjuiciado

Ante la imposibilidad de llevar a cabo un examen previo a su incorporación por las circunstancias derivadas del estado de alarma a consecuencia del COVID-19, el trabajador firmó al inicio de su relación laboral una declaración
responsable indicando que medicamente no presentaba limitaciones para la manipulación manual de cargas
respecto de un trabajador ordinario, siendo ésta una tarea esencial de la categoría para la que iba a ser
contratado, reparto de mensajería y paquetería.

Igualmente declaró su compromiso de informar a la empresa de cualquier variación en su situación médica que pudiese influir en su puesto de trabajo.

Previamente, el recurrente, que conocía que la ocupación a la que accedía era de carga y descarga de paquetería, había señalado en su currículo su facilidad para el trabajo físico y que solo estaba impedido para trabajar en la construcción, a pesar de que el informe del EVI previo a la declaración de discapacidad superior al 33% ya refería en diciembre de 2016 la existencia de una limitación funcional de extremidades y columna por trastorno del disco intervertebral, síndrome de túnel carpiano y síndrome álgico.

Una vez se pudo hacer el reconocimiento médico, que fue evitado por el trabajador mientras pudo negarse a
su realización, se advirtió que, además de mantener restricciones para tareas de flexión y/o extensión de columna cervical y para la alternancia de sedestación y bipedestación, ya conocidas por la empresa, no podía manejar pesos superiores a 7 kilos.

Esto era una clara contradicción con lo que el propio trabajador había declarado dos meses antes, al inicio de la relación laboral, al afirmar que podía manipular cargas sin limitaciones cuando no era cierto y sin que conste agravación alguna relativa a esta funcionalidad a lo largo de la vigencia del vínculo, sobre la que, en todo caso, también se comprometió a informar a la empresa.

La sentencia del TSJ

El TSJ de Castilla y León ratifica la declaración de procedencia del despido.

El TSJ recuerda que la transgresión de la buena fe contractual, tipo disciplinario apreciado por la juzgadora, exige, según el Tribunal Supremo (entre otras, STS de 15.6.2009, rec. 2660/2004) una quiebra de las reglas de lealtad, probidad y mutua confianza a las que ha de ajustarse el cumplimiento de las obligaciones recíprocas derivadas de la
relación laboral, desvirtuando con ello la confianza en el trabajador depositada.

Esto, razona la sentencia, es propio de conductas de engaño u ocultación, como las que se dan en el caso concreto enjuiciado, reiteradas en el tiempo (en el currículo y en la declaración responsable) y destinadas a conseguir y mantener el vínculo de trabajo sobre unas condiciones de capacidad laboral irreales y parcialmente incompatibles con las exigencias del puesto desempeñado.

Por su repetición y su grave incidencia, afectando a las condiciones básicas y a la formación de voluntad de la empresa en la celebración del contrato, el despido es una medida disciplinaria ajustada al comportamiento del trabajador, y, por ello, el recurso del trabajador es rechazado.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies