09 May
quitar el paro por irse al extranjero tribunal supremo

Ratificado el despido procedente de una trabajadora por «autoconcederse» un permiso sin sueldo tras sus vacaciones (desplazamiento al extranjero)

El TSJ de Madrid ha ratificado la declaración de procedencia del despido disciplinario de una trabajadora que viajó a su país de origen y, estando allí, quiso acogerse a un permiso sin sueldo. La trabajadora alegaba motivos médicos de su progenitor. Se ratifica la procedencia del despido por faltas injustificadas de asistencia (TSJ de Madrid de 18/03/2024)

El caso concreto enjuiciado

La trabajadora tenía concedidas vacaciones entre el 31 de diciembre de 2022 y el 8 de enero de 2023. Debía reincorporarse a su puesto de trabajo el 9 de enero de 2023.

Viajó a Republica Dominicana el 31 de diciembre de 2022. El 9 de enero de 2023, la trabajadora remitió un correo electrónico a RRHH de la empresa cuyo contenido concreto se desconoce.
Desde RRHH le respondieron que las peticiones debían hacerse a través de los responsables.

El 11 de enero de 2023, personal de la empresa, ( Tamara ) contestó por correo electrónico a la actora que si necesitaba pedir unos días de permiso sin sueldo, es decir, una excedencia especial, debía hacerlo a través del portal del empleado. Y acompañó un enlace.

La trabajadora remitió un correo electrónico a Marcos , como responsable, y le dijo que tuvo que viajar el 31 de diciembre a República Dominicana para estar con sus padres, que su padre estaba delicado de salud, había sufrido una trombosis y tenía necesidad de estar a su lado. Y que tenía que realizar una diligencia, y que la oficina estaba cerrada por Navidades y no abrían hasta el jueves.

Solicitó que le facilitasen conectarse online al estar el curso (…) o días de asuntos sociales. No obstante si pueden darle diez días sin disfrute de sueldo ya que es urgente la documentación que necesita.

El 13 de enero de 2023 la trabajadora remitió un correo electrónico a Tamara , personal de la empresa, diciendo que el enlace remitido por ésta no se ejecutaba y que no podía acceder al portal del empleado.

El 16 de enero de 2023, Tamara le contestó que debía acceder a través del enlace, que si no recordaba la clave, debía pedir reseteo con he olvidado mi usuario.

El 26 de enero de 2023 la trabajadora regresó a España.

La empresa requirió a la trabajadora que justificare su ausencia.

El 3 de febrero de 2023 la trabajadora remitió a la empresa correo electrónico adjuntando ticket de embarque de República Dominicana con fecha de vuelo 31 de diciembre de 2022; pantallazo de billete de viaje de Santo Domingo a Madrid de 26 de enero de 2023; fotografía de su pasaporte e informes médicos de fechas 24, 25 de enero y 2 de febrero de 2023 del padre de la trabajadora.

El 9 de febrero de 2022, la empresa entregó a la trabajadora, carta de despido disciplinario con efectos del mismo día por ausencias injustificadas los días 9,10,11,12,13,16,17,18,19,20,23,24,25,26 y 27 de enero de 2023 imputándole incurrir en faltas muy graves tipificadas en los artículos 67.3 y 67.4 del II convenio colectivo de ámbito estatal del sector de Contact Center, y en el artículo 54.2 del Estatuto de los Trabajadores apartados a) y d).

La sentencia: despido procedente

El TSJ ratifica la declaración de procedencia del despido al entender que los hechos revisten la suficiente gravedad como para justificar el despido por faltas de asistencia.

La trabajadora no ha justificado sus faltas de asistencia al puesto de trabajo los días 9, 10, 11, 12, 13, 16, 17, 18, 19, 20, 23, 24, 25, 26 y 27 de enero de 2023.

Además, razona la sentencia, cuando la trabajadora se pone en contacto con la empresa, se entiende que, para solicitar días de permiso no retribuido, ya debía haberse reincorporado a su puesto de trabajo. Cursa la solicitud desde República Dominicana y no acredita urgencia o motivo sobrevenido por el que no pudiera conocer antes del día 9 de enero de 2023, la necesidad de pedir algún permiso.

Tampoco ha demostrado la necesidad de alargar su estancia en su país de origen. No ha demostrado ni el trámite que supuestamente debía realizar y no podía por estar las oficinas cerradas, ni tampoco una situación sobrevenida que requiriese su estancia en República Dominicana en relación al estado de salud de su padre.

Asimismo, «recuerda» el TSJ que si la norma convencional prevé una conducta como falta muy grave, la facultad de escoger la sanción a imponer dentro de las establecidas para esta clase de faltas, corresponde al empresario y no al juez, ya que si el juzgador «no se mantiene dentro de tales límites y, ante una sanción adecuada a la gravedad de la falta, declara que ha de imponerse un correctivo distinto, está realizando un
juicio de valor que descalifica, más que el acto del empresario, el cuadro normativo sancionador, pues está expresando que algunas de las diversas sanciones previstas para un nivel de gravedad son excesivas y no pueden ser utilizadas por el empresario y esto sobrepasa la potestad revisora que las leyes conceden al Juez» ( sentencia del TS 11-10-93 , reiterada por la de 27-4-04 y reflejada en varias sentencias de esta Sala de Madrid , como las de 4-4-05 , 25-5-04 , 15-9-08, 19-12-13 , entre muchas).»

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos