20 Jul
sentencias laborales 2021

Despido objetivo y art. 2 RDLey 9/2020: no cabe la nulidad cuando las causas reales no estén relacionadas con la Covid19

Despido objetivo y el mal llamado «prohibido despedir»: no cabe la nulidad (art. 2 del RDLey 9/2020) cuando las causas reales alegadas por la empresa no estén relacionadas con la pandemia de Covid-19.

Así lo ha sentenciado el TSJ de La Rioja (13 de mayo de 2021) en una sentencia en la que declara la improcedencia de un despido (las causas no estaban lo suficientemente justificadas), pero descartando la nulidad.

Razona la sentencia que en la carta de despido no se alega ningún motivo relacionado con la pandemia, sino que la cusa del despido se concreta en la finalización del proyecto asignado al trabajador y la imposibilidad de reubicarle en otro (con independencia de que la sentencia recurrida haya declarado improcedente el despido por no acreditación de la referida causa alegada).

Además, la causa real alegada por la empresa, no tiene nada que ver con las restricciones derivadas de la pandemia, en relación con el funcionamiento de la empresa.

El caso concreto enjuiciado

Una empresa comunicó a un trabajador la extinción de su contrato de trabajo por causas objetivas en base al art. 52.C del ET (con efectos desde el 6 de mayo de 2020).

Esta decisión de finalizar la relación laboral por Despido objetivo está motivada por la existencia de causas objetivas de naturaleza organizativas y que por tanto conducen inevitablemente a la necesidad de amortizar su puesto de trabajo.

En la carta de despido se alegaba que desde hace algo más de 6 meses, la Dirección le integró en el área de Energía para su desarrollo, ascendiendo a la categoría de Sub-manager, con las responsabilidades asociadas a dicho puesto.

Lamentamos informarle que la organización no ha sido capaz de desarrollar dicha área de Energía, pese a los esfuerzos comerciales que hemos realizado.

Como usted sabe, a día de hoy no existen proyectos, por lo que le hemos recolocado en otras áreas cuando esto ha sido posible, no obstante, ante la finalización del proyecto al que usted había sido asignado y ante la falta de actividad en el área de Energía, la compañíoa se ve en la necesidad de amortizar su puesto de trabajo, que ha quedado vacío de contenido, al resultar imposible además recolocarle en otros proyectos ya que no existen vacantes acordes a su categoría y funciones.

El último proyecto al que habían adscrito al trabajadorr finalizó a finales de abril de 2020.

El trabajador recurrió a los tribunales solicitando la declaración de nulidad (entre otros motivos, apelando al art. 2 del RDLey 9/2020) o, subsidiariamente la improcedencia.

El JS declaró la improcedencia del despido, descartando la nulidad. Ahora el TSJ ratifica la sentencia.

La sentencia

El TSJ ratifica la sentencia dictada por el JS (improcedencia, al no estar acreditada la causa, pero no nulo)

Recuerda el TSJ que conforme a reiterada Jurisprudencia en relación a los Art. 53.4, y 55.5 del ET, y a los Art.108.2 y 122.2 de la LRJS, la nulidad del despido, queda reservada para los casos más graves, con vulneración de derechos fundamentales, o relacionados con situaciones susceptibles de especial protección.

La parte recurrente alega la supuesta infracción del art. 2 del RD 9/2020, de 27 de marzo, alegando que el despido va en contra de la norma, y además constituye un fraude de ley, por lo que debe ser declarado nulo.

La parte impugnante del recurso, alega que dicha causa se ha alegado por primea vez en el recurso de suplicación; y que en cualquier caso, el despido del actor no se fundamenta en las causas previstas en los art. 22 y 23 del RDL 8/2020 de 17 de marzo.

Examinados los escritos de demanda y los dos escritos presentados por el trabajador en su momento para subsanación de la misma, en el primer escrito de subsanación, se alega la nulidad del despido por causa ilícita, ya que en la fecha que se produce, están prohibidos expresamente en el RD 9/2020, los despidos por causas económicas, técnicas organizativas y productivas.

La Sentencia no se ha pronunciado al respecto, y la Sala en respuesta al motivo, de una manera sucinta debe afirmar:

  • En primer lugar, que en la carta de despido no se alega ningún motivo relacionado con la pandemia, sino que la cusa del despido se concreta en la finalización del proyecto asignado al actor y la imposibilidad de reubicarle en otro, con independencia de que la Sentencia recurrida haya declarado improcedente el despido por no acreditación de la referida causa alegada.

 

  • Y en segundo lugar, la causa real alegada por la empresa, no tiene nada que ver con las restricciones derivadas de la pandemia, en relación con el funcionamiento de la empresa

En el caso enjuiciado, deja claro el TSJ, la parte recurrente se ha limitado a alegar la infracción del art. 2 del RD 9/ 2020 de 27 de marzo, y que el despido va en contra de la norma, pero no ha desarrollado argumentación alguna al respecto.

Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado

 

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies