24 Jun
sentencias laborales 2021

Despido objetivo nulo más indemnización adicional por daños y perjuicios de trabajador con reducción de jornada por guarda legal

El despido (objetivo o disciplinario) de un trabajador o trabajadora con reducción de jornada por guarda legal solo puede ser declarado nulo o procedente (no cabe la improcedencia).

Un buen ejemplo es esta sentencia en la que el TSJ de Cantabria ratifica la declaración de nulidad del despido de un trabajador. Además, estima la demanda del trabajador en lo que respecta a su derecho a percibir una indemnización adicional por los daños y perjuicios sufridos.

En su sentencia (TSJ de Cantabria de 4 de junio de 2021) recuerda que, como ha sentenciado el Tribunal Supremo (STS 19 de mayo 2020) son daños diferentes a los que corresponden dos indemnizaciones diferentes.

El abono de salarios de tramitación está destinado a resarcir el daño sufrido por no percibir salarios durante un tiempo.

Por su parte, la indemnización por daños morales se dirige a compensar el sufrimiento, dolor, angustia… que la vulneración de un derecho fundamental ha podido causar al trabajador.

El caso concreto enjuiciado

El trabajador formuló demanda interesando el reconocimiento de la nulidad de su despido objetivo y una
indemnización de daños y perjuicios en cuantía de 6.000 euros, por vulneración del derecho fundamental, con invocación del art. 14 CE.

La sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Santander de 18 de marzo de 2021 (proc. 687/2020), estima
en parte la demanda interpuesta por el trabajador y, si bien declara nulo su despido de fecha 23 de octubre de 2020,
rechaza la reclamación de una indemnización adicional por cuanto «no se acreditan daños específicos en la
esfera personal y patrimonial».

Disconforme con dicha decisión judicial recurre en suplicación, exclusivamente, el trabajador, reclamando la
indemnización adicional.

Ahora, el TSJ le da la razón.

La sentencia del TSJ

Sobre la declaración de nulidad no se discute (no se justificó la causa del despido objetivo).

En cuanto al derecho a percibir una indemnización adicional por daños y perjuicios, el TSJ da la razón al trabajador.

Es evidente en este caso que la calificación de nulidad del despido del actor lo es por su carácter injustificado y por el hecho de estar en reducción de jornada por cuidado de un menor, con lo que se viola el derecho de conciliación familiar y laboral del trabajador, y se califica como nulo como mandato legal para evitarla discriminación de los trabajadores que se acogen a dicha reducción de jornada.

En consecuencia, existiendo una vulneración de un derecho fundamental, procede la fijación automática de la indemnización de daños y perjuicios por daño moral.

Así lo ha entendido la STSJ País Vasco 5 febrero 2019 (rec. 74/2019); y STSJ Andalucía de 23 enero 2020 (rec. 3399/2018) entre otras, apreciando la aplicación automática de la indemnización adicional del art. 183 LRJS, criterio que comparte esta Sala, deja claro la sentencia.

Como pone de manifiesto la STS de 19 mayo 2020 (rec. 2911/2017) » la indemnización fijada para el despido
nulo -abono de los salarios de tramitación, artículo 55.6delET – está destinada a resarcir al trabajador por el daño
sufrido al no percibir salarios durante un determinado periodo de tiempo en el que no prestó servicios por causa
imputable exclusivamente al empresario, derivada de un acto ilícito, cual es un despido nulo.

La condena a la empresa a abonar al trabajador el importe de los salarios correspondientes al periodo de tiempo en el que debía haber estado prestando sus servicios, compensa el daño emergente sufrido.

Por su parte, la indemnización por daños morales, derivada de la vulneración de un derecho fundamental, se dirige a compensar el sufrimiento, dolor, incertidumbre, angustia, ansiedad… que la citada vulneración haya podido producir a la trabajadora [trabajador].

Son dos daños diferentes a los que corresponden dos indemnizaciones diferentes».

En cuanto a la cuantificación de la indemnización, reclama el demandante 6.000 euros por daños morales, aplicando la sanción prevista en el RD Legislativo 5/3000, de 4 de agosto, LISOS, para las infracciones muy graves, en su grado medio, criterio orientativo reiteradamente aceptado por esta Sala, siguiendo al Constitucional y al Supremo ( STS de 24 octubre 2019, rec. 12/2019).

Se parte, razona el TSJ, de la inexistencia de parámetros precisos que permitan traducir con precisión en términos económicos el sufrimiento en que consiste el daño moral.

Teniendo en cuenta la índole del daño moral, existen algunos daños de este carácter cuya existencia se pone de manifiesto a través de la mera acreditación de la lesión.

La infracción podría encajarse en el art. 8.12 LISOS, infracción muy grave, a la que va anudada una sanción del artículo 40.1.c), que nos conducen a calificarla en el grado mínimo (de 6.251 a 25.000 €).

En atención a que se interesa una indemnización de 6.000 euros, se estima la pretensión en dicha cantidad,
adecuada a las circunstancias concurrentes del caso concreto y en la que estimamos el recurso formulado

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies