24 Nov
acoso laboral falso despido procedente

«Qué culo tienes», «búscate un buen maromo»… Despido procedente por acoso sexual (tocar el muslo) y trato vejatorio hacia varias compañeras

El TSJ de Murcia ha ratificado la declaración de procedencia del despido disciplinario de un trabajador de unos grandes almacenes por acoso sexual a una compañera (tocamiento del muslo) y tratamiento vejatorio hacia otras compañeras con comentarios tales como ¡dime cuándo estás sola en casa!, !qué culo tienes…! (Sent. del TSJ de Murcia de 13 de octubre de 2023.

El caso concreto enjuiciado

Una empresa procedió a comunicar el despido disciplinario a un trabajador por acoso sexual y trato vejatorio hacia varias compañeras de trabajo.

En concreto, entre los hechos contenidos en la carta de despido:

El pasado día 13 de septiembre cuando su compañera Visitacion se encontraba reponiendo en la sala de Hipermercado, se cruzó con usted que llevaba unas cervezas y pese a llevar las manos ocupadas, cuando llegó a su altura, liberó una de sus manos y se agachó, como haciéndole una reverencia, para acariciarle la parte interna del muslo, y la movió con suavidad hacia arriba en dirección a sus partes íntimas.

La trabajadora relata que en ese momento se sintió desconcertada y completamente paralizada. Sorprendida por lo que le acababa de ocurrir, se dirigió hacia un compañero que estaba trabajando cerca para preguntarle si había visto lo que acaba de suceder, y éste, que no había presenciado la escena como más tarde confirmó pero que le vio muy alterada, le preguntó qué le había sucedido y ella se lo relató.

No era la primera vez que usted protagonizaba episodios de esta naturaleza, pues hubo una denuncia hacía varios meses de un comportamiento inadmisible, toda vez que se dirigió su compañera Apolonia diciéndole «Tú lo que necesitas es que te follen bien para que se te quiten las tonterías, lo que debes hacer es buscarte un buen maromo y verás cómo te terminan gustando los tíos»

Además, le molestaba continuamente con comentarios al referirse a su pareja como «tu marido», lo que le resultaba humillante y vejatorio. A partir de la denuncia y la llamada de atención que tuvo del Jefe de Personal, y luego del Director del centro, dejó de molestarle.

Pero continuó molestando a otras compañeras, como a Visitacion , a las que de forma continuada hacía comentarios sexuales, como «¡Qué culo tienes!», «¡Estás echando mucho culo!», «¡Mañana es mi cumpleaños, vámonos de cena y luego al hotel»!, «¡Vaya pompa tienes!» «Parece que te ha engordado el culo¡, «¡Lo que yo haría con esa carne!, y otras similares, todo ello acompañado de miradas lascivas y explícitas a las partes íntimas que son objeto de comentario.

A Lorenza también ha dedicado frases similares en referencia a sus atributos como «¡Parece que te ha engordado el culo!» «¡Dime cuando estás sola en casa!», «¡Vaya «pompa» tienes!», «¡Vámonos de copas y después al hotel!», «¡Como te queda el vestido!», «Lo que yo te haría!» y otras similares. La última vez que ha recibido alguna expresión de este tipo ha sido a mediados del mes de septiembre pasado.

Esta trabajadora, al igual que todas las demás compañeras, manifiesta que cualquier conversación que se inicia con usted deriva en comentados y frases de contenido sexual, o en frases machistas o soeces. También han manifestado que cuando ellas, o cualquier otra compañera, se cruzan con usted se le queda mirando el culo o los pechos de fonda descarada. Si algún día llega alguna de mal humor, o está callada o de forma poco habladora, siempre le dice «¡Tú lo que estás es mal follada!»

En la empresa se abrió el procedimiento establecido frente al acoso, en concreto con actuación de la  Comisión Instructora, que es el Órgano encargado de la tramitación del proceso contemplado en el «Procedimiento de Prevención y Tratamiento de Situaciones de Acoso Moral, Sexual o por razón de Sexo siendo este Procedimiento, aplicable a todos los trabajadores del Grupo de empresas.

La sentencia del TSJ de Murcia: se ratifica la declaración de procedencia del despido. Tocar el muslo (acoso sexual)

El TSJ de Murcia ratifica la declaración de procedencia del despido por lo siguiente:

  1. Que el tocamiento que el trabajador despedido hizo a la trabajadora supone un incumplimiento grave y culpable desde una perspectiva laboral, puesto que entraña una conducta vejatoria, humillante y difícilmente puede desvincularse en última instancia a sus sesgos sexuales si atendemos a los antecedentes referidos tanto en el trato con dicha trabajadora como con en su entorno laboral;

2. Que la LOIEMH (LO 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombres y mujeres) a diferencia de la Directiva 2006/54/CE que en su artículo 2.1 d) contempla el doble elemento
objetivo ofensivo y el subjetivo «no deseado», precisamente elimina de la definición de acoso el «no deseado», lo que fue en su momento refrendado por la jurisprudencia constitucional ( STC 224/1999,de 13 de diciembre y también por el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea cuando afirmó, que si los hechos no se corresponden con «una manera corriente de expresar un interés sexual», la victima no necesita manifestar el carácter indeseado – sentencia 26 de enero de 1995, caso D. contra la Comisión-.

3. Es claro, por tanto, que en el presente supuesto se dan los elementos definidores del acoso sexual, y en todo caso, de una ofensa física claramente atentatoria a la dignidad de una persona incompatible en un entorno laboral en el que además quien tiene ese comportamiento ostenta una categoría en la empresa superior al de la trabajadora, aunque no sea su superior jerárquico directo.

No hay duda de que se produjo una conducta que difícilmente puede desvincularse de un contexto sexual, aunque en la sentencia recurrida exprese que no haya quedado probado que tuviera «intencionalidad sexual», lo que en modo alguno atenúa ni desdibuja la gravedad objetiva y humillación de esos tocamientos en un entorno laboral.

También ha quedado claro que la conducta no era deseada por la destinataria, rechazo que por demás no tenía por qué expresarlo de manera explícita máxime si tenemos en cuenta el entorno laboral de dependencia de la víctima en que se produjo tal acción.

El contacto físico (tocamiento) al producirse en una parte del cuerpo íntima como es la parte interior del muslo, aprovechando que la trabajadora estaba realizando su tarea reponiendo productos en la sala del hipermercado, revela la gravedad del comportamiento del trabajador, agravado y contrastado por la reiteración de esas acciones que a todas luces generaban un entorno laboral hostil e incómodo objetivamente considerado, no sólo sentido como tal por la víctima, con menoscabo de su derecho a cumplir la prestación laboral en un ambiente despejado de ofensas de palabra y obra que atenten a su intimidad personal.

Recordatorio: obligación de elaborar el protocolo frente al acoso

Recordamos desde SincroGO que todas las empresas, sea cual sea su número de personas trabajadoras en plantilla, están obligadas a elaborar e implantar un protocolo frente al acoso. Además, tras la entrada en vigor en España del Convenio 190 de la OIT (en vigor desde el pasado 25 de mayo) es aún más determinante que nunca cumplir la obligación de elaborar el plan frente al acoso.

Y en el caso de las empresas obligadas a tener Plan de Igualdad (las que tengan una plantilla a partir de 50 personas trabajadoras ya deberían tener registrado su Plan de Igualdad en el REGCON), las medidas deberán dirigirse a la elaboración y aplicación de un plan de igualdad.

En este sentido, dentro del diagnóstico de situación obligatorio dentro de los planes de igualdad, una de las medidas que hay que contemplar expresamente son medidas de prrevención del acoso sexual y por razón de sexo.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos