24 Jun
despido procedente exigir negociar despido tras ser acusado de acoso

Despido procedente de trabajador que exigió negociar un despido improcedente tras abrirse contra él el protocolo de acoso laboral

El TSJ de Madrid ha ratificado la declaración de procedencia del despido de un trabajador que, tras abrirse el protocolo de acoso contra él, exigió a la empresa negociar su despido (STSJ de Madrid de 12 de abril de 2024).

El caso concreto enjuiciado

Con fecha 12-7-2022, por medio de burofax, una empresa comunicó su despido disciplinario a u trabajador por los siguientes motivos (faltas muy graves):

«Una falta laboral de carácter muy grave, en el artículo 62.3 g), por Provocar una situación de acoso en el artículo 51.3 del presente convenio colectivo», definición de acoso consta en el artículo 54.3 del Convenio en el artículo 54.2 letra g) del E.T.

«falta laboral de carácter muy grave, regulada en el apartado e) del artículo 62.3 i del Convenio colectivo de aplicación; por desobediencia

Otra falta muy grave artículo 62.3 del convenio «Las faltas al respeto de la intimidad y a la consideración debida a la dignidad de los trabajadores/as» por los insultos vertidos hacia Doña Sonsoles en el correo electrónico de fecha 04/07/2022.)

Otra falta muy grave Por razón de transgresión de la buena fe contractual, tal como tipifica el artículo 62.3 i) del convenio en relación con el artículo 54.2.d) del Estatuto de los Trabajadores , basada en la amenaza a la Empresa, y en no respetar el deber de confidencialidad si no se accede a sus peticiones indemnizatorias (exige negociar la improcedencia de su despido), amenazas realizadas el día 04/07/2022 en el referido correo electrónico.

La STSJ de Madrid: Despido procedente. Exigir negociar el despido tras ser acusado de acoso

El TSJ desestima el recurso del trabajador y ratifica la declaración de procedencia del despido.

Sobre el acoso, con fecha 7-8-2021, le fue notificado al demandante la conclusión del expediente de acoso laboral con la advertencia escrita del siguiente contenido; se requirió al demandante indicándole que cesara en sus actitudes de utilizar las herramientas de la empresa (Microsoft Teams) para dirigir mensajes de tipo personal a Dª Sonsoles .

Igualmente, se le indico que el vocabulario utilizado en esos mensajes no es profesional sino invasivo, y se le ordeno, por la instructora del expediente y por su superior, que no se comunicara con Dª Sonsoles .

Al demandante se le dio la advertencia laboral de cesar en el contacto con la compañera Sonsoles , y en caso de no cumplirlo se accionará disciplinariamente con el máximo rigor. En la indicada comunicación se hacía mención expresa a que esta comunicación no tiene carácter sancionador.

Hay varios periodos. En el tercer periodo lleva a cabo la apertura de oficio del protocolo de acoso el 25 de mayo de 2.022 pese a la oposición de la trabajadora incluyéndose las conductas denunciadas en enero de 2.022 así como los contactos establecidos a través de MTeams de mayo y junio de 2.022, ya iniciado el expediente.

También durante la tramitación del expediente el trabajador profiere expresiones desconsideradas hacia su compañera, reconoce haber continuado con sus intentos de contactar con ella por distintas vías ( testifical de Dª María Purificación ), reconoce haberse apropiado de información sobre el servicio a clientes y tenerla en su ordenador privado y, finalmente, intenta que la empresa negocie con él un despido improcedente bajo la advertencia de hacer llegar a los clientes la información que tiene en su poder

El trabajador es acusado de acoso a una compañera a la que viene sometiendo de forma continuada a una atención indeseada y sobre la que se ha pronunciado en reiteradas ocasiones que su deseo es que cese. Cuando se le realizan los cargos, el Sr. Landelino no se limita a defenderse de las acusaciones sino que pide que se negocie con él un despido improcedente y «con la indemnización correspondiente».

Es decir, se pide dinero y, si no se cede a esta negociación, además de impugnar el expediente, a lo que tiene derecho, se pondrá en contacto con los clientes y les comentará presuntos incumplimiento de su empresa en el desarrollo del contrato mercantil que mantiene con éstos. Reconoce que tiene un e- mail preparado para enviarse con las pruebas recabadas lo que afectará a la reputación de la empresa.

La conducta del trabajador, razona el TSJ, es claramente más grave.

No estamos ante una situación emocionalmente tensa que lleva al trabajador a manifestarse de forma poco reflexiva. El trabajador tiene preparado un correo, ha estado recabando pruebas contra la empresa y amenaza con comunicárselas al cliente si no se cierra el expediente y se le abona una indemnización por despido improcedente.

En definitiva, los actos imputados solo pueden ser calificados como una muy grave trasgresión de la buena fe contractual por lo que se ha aplicado correctamente el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores. Se ratifica la declaración de procedencia

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos