22 Mar
garantía de indemnidad

El TSJ de Navarra declara procedente el despido de un profesor por besar en la boca a un niño de 6 años

Frente a la sentencia del JS que declaró improcedente el despido (por omisión de un trámite formal), el TSJ de Navarra ha declarado procedente el despido de un profesor por tocamientos inapropiados a alumnos y besar en la boca a un niño de 6 años. Grave transgresión de la confianza depositada por los padres en el centro y una evidente mala fe por el profesor.

Así se explica en este comunicado emitido hoy (22 de marzo de 2024) por el Consejo General del Poder Judicial (la sentencia íntegra aún no está disponible)

El caso concreto enjuiciado

Según los hechos especificados en la carta de despido, el 4 de abril de 2022, dio un beso en la boca y supuestamente realizó tocamientos a un alumno de 6 años de 1º de Primaria de un colegio de Pamplona. En el despido, el centro educativo también consideraba acreditados “tocamientos inapropiados a diferentes alumnos y alumnas en otras ocasiones” por parte del docente.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, la Sala de lo Social del TSJN revoca la sentencia del Juzgado de lo Social nº 4 de Pamplona, que declaró improcedente el despido disciplinario por la omisión de un trámite: el trabajador tenía derecho antes de ser despedido a conocer los cargos formulados contra él por el colegio.

En septiembre de 2023, el Juzgado de lo Social nº 4 declaró improcedente el despido disciplinario por no haber sido informado el trabajador de los cargos formulados contra él por el colegio contratante. Condenó al centro educativo a optar entre la readmisión del docente en las mismas condiciones anteriores o abonarle una indemnización de 115.486 euros.

Al respecto, la Sala discrepa de la juez de instancia. Asegura que el motivo esgrimido no es causa de improcedencia y, en cambio, avala el despido disciplinario llevado a cabo.

La sentencia recoge que, en una reunión mantenida con la dirección del centro, el docente reconoció que había sentado al niño en sus rodillas y que le había dado un beso “cerca de la boca”, como gesto gracioso, si bien negó los tocamientos, respecto de los cuales señalo que, al menos, no era consciente de haberlos hecho. Asimismo, admitió que había sido un error por su parte.

Gravedad suficiente para justificar el despido

Partiendo de lo expuesto, según expone el Tribunal Superior, “las conductas que han quedado acreditadas, consistentes en síntesis, según reconoció en sede policial, en que, en el transcurso de una actividad extraescolar impartida por el demandante, sentó en sobre sus piernas a un menor de seis años, alumno de 1º de primaria, dándole un beso en la boca.

Sin haber negado rotundamente en el transcurso del atestado que, además de lo anterior, tocase los genitales del menor, llegando a declarar que no era consciente de ello y que si lo hizo lo fue de forma inconsciente”.

“Entendemos que el reconocimiento de la primera actuación ya es causa suficiente para el despido, al implicar una grave transgresión de la buena fe contractual, por violar gravemente la confianza depositada por el Centro en el profesor, al utilizar éste la relación laboral para traicionar la confianza de los padres en el Centro perjudicando con ello la imagen del mismo, aprovechándose de un niño tan pequeño”, asegura la Sala de lo Social.

Los magistrados resaltan que “ello supone una grave transgresión de la confianza depositada por los padres en el centro y una evidente mala fe por el profesor en el ejercicio de los deberes derivados del contrato de trabajo, utilizando relaciones obtenidas en el seno [de la] relación laboral para satisfacer sus necesidades o carencias afectivas fuera de la misma, a espaldas de quienes tienen el deber de proporcionar educación, cuidado y soporte emocional al menor”.

Y en cuanto al trámite formal, razona el TSJ que la omisión del trámite de defensa del trabajador en el procedimiento previo de despido, en aplicación del artículo 7 del convenio 158 de la Organización Internacional del Trabajo, no es un requisito a cuyo incumplimiento la Ley española anude la declaración de improcedencia del despido, salvo cuando se trate de un representante legal de los trabajadores o delegado sindical, o cuando se trate de una exigencia formal impuesta por convenio colectivo”.

Despido procedente al margen de lo que suceda en el plano penal

El TSJ declara la procedencia del despido  con independencia de cuál sea el resultado de las actuaciones penales tramitadas por estos hechos.

«Recuerda» en este punto el TSJ que “esta jurisdicción (jurisdicción social) no está vinculada por lo resuelto en la jurisdicción penal, salvo cuando ésta declare que el hecho no ha tenido lugar o que el trabajador no ha tenido intervención en el mismo, supuestos que no concurren en este caso”.

En la vía penal, estos hechos, dos supuestos abusos sexuales a sendos menores por parte del docente acusado, serán próximamente juzgados en la Sección Primera de la Audiencia de Navarra.

 

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos