11 Ene
despido nulo ineptitud sobrevenida

Despido procedente por incumplir reiteradamente el registro diario de su jornada en la aplicación implantada por la empresa

El TSJ de Asturias ha ratificado la declaración de procedencia del despido de una trabajadora que, pese a reiteradas advertencias (y entre otros incumplimientos), no registraba diariamente su jornada en la aplicación implantada por la empresa para realizar el registro diario de jornada (STSJ de Asturias de 12 de diciembre de 2023).

El caso concreto enjuiciado

Una empresa procedió al despido disciplinario de una trabajadora por trasgresión de la buena fe contractual y por desobediencia e indisciplina (desidia, falta de interés  e incumplimiento reiterado de los procedimientos  implantados por la empresa). Entre otros, la trabajadora, pese a ser advertida varias a veces, no registraba su jornada en la aplicación implantada por la empresa.

Tal y como se exponía en la carta de despido, dentro de los protocolos internos de la empresa existe la obligación de que los delegados de ventas lleven a cabo una serie de actividades como el registro diario de jornada y el reporte diario de actividad.

A los efectos de poder transmitir a los clientes información o publicidad es preciso recabar su consentimiento informado, que ha de estar actualizado. También se exige un número mínimo de «logins» en relación con el marketing digital: estas descargas representan el número de veces que el comercial o vendedor muestra al cliente los productos ofertados por la empresa.

La trabajadora fue instada verbalmente en múltiples ocasiones por D. Evaristo para que llevara a cabo el registro de la jornada. También lo hicieron por medio de correos electrónicos Dª Elisenda (el 30 de julio de 2021) y Dª Encarnacion (9 y 22 de septiembre de 2022, 16 de febrero de 2023).

Además D. Evaristo requirió en diversas ocasiones a Dª María Angeles para que cumpliera con los parámetros en relación con el «showpad» (marketing digital), recordándoselo en correos electrónicos de 29 y 31 de octubre de 2022 y de 17 de febrero de 2023.

El promedio de acceso al material de marketing digital del resto de los delegados de ventas entre octubre y diciembre de 2022 fue de 4,2%. El de la trabajadora fue de 2,1%, el más bajo de todos los trabajadores.

A marzo de 2023 y respecto de la línea de «continencia» la actora logró un 16% de consentimientos informados al mes de marzo de 2023. La media de los trabajadores estaba en el 71%. En la línea de ostomía, la media era del 77% y la actora logró un 29%.

En el mes de enero la trabajadora reportó una visita. En el mes de marzo reportó 5. El 21 de marzo de 2023, entre las 5:53 y las 6:18 horas, reportó 25 visitas.

En los meses de enero y febrero de 2023 la actora no registró la jornada en 31 ocasiones.

Entre octubre y diciembre de 2022 la actora reportó el 10% de las visitas diarias en 24 horas, siendo así que los delegados deben hacer un objetivo del 90%. De un total de 125 visitas, 113 fueron reportadas con posterioridad a las 24 horas. Entre enero y marzo de 2023 hizo lo propio con el 7% (160 reportadas más tarde de 24 horas, frente a 12 reportadas en 24 horas)

Aplica el Convenio Colectivo del Sector del Comercio Vario de Madrid

La sentencia: despido procedente. Incumplimiento reiterado de obligaciones (incluyendo registrar la jornada de trabajo)

El TSJ desestima el recurso interpuesto por la trabajadora y ratifica la declaración de procedencia del despido.

Ha quedado acreditado

Que la trabajadora no cumplía con el registro de visitas y ello pese a que fue
requerida reiteradamente por sus superiores; de hecho es la única trabajadora en la que la columna de las
visitas reportadas después de las 24 horas es más abultada que las reportadas en 24 horas.

Incumplimientos en materia de marketing digital; existiendo una sensible diferencia con otros trabajadores en cuanto a las descargas de la publicidad .

Incumplimientos en materia de consentimiento informado.

Incumplimientos en materia de reporte de actividad; siendo así que la empresa exige que este reporte este actualizado diariamente, pues es el único mecanismo del que dispone para controlar la actividad comercial de unos trabajadores que carecen de un control directo.

Ha resultado acreditado que la trabajadora no cumplía puntualmente con la obligación de registrar la jornada, sido requerida en numerosas ocasiones para que lo hiciera.

Los hechos han quedado acreditados y revisten la suficiente gravedad como para justificar el despido.

Recuerda el TSJ que junto al deber empresarial de abono puntual y total del salario, al trabajador le incumbe el de la realización de su prestación en el tiempo establecido, de tal modo que al igual que el incumplimiento por el primero supone el derecho del segundo para rescindir la relación con la indemnización correspondiente   artículo 50-1 b) y 2 del Estatuto de los Trabajadores – el de éste implica, cuando de faltas repetidas e injustificadas se trata, el incumplimiento contractual grave y culpable que el aludido artículo 54.2.b) del mismo Estatuto de los Trabajadores califica como indisciplina y valora como causa de despido disciplinario.

En el caso concreto enjuiciado, concurre la gravedad exigida para considerar que el comportamiento de la recurrente sancionado con el despido fue grave y culpable, y atendiendo a las circunstancias del caso, no deviene aplicable la teoría gradualista que se postula al haber interpretado el Juzgador correctamente la conducta de la trabajadora a través de la valoración conjunta de la prueba practicada

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos