01 Jul
sentencias laborales 2021

Detectives: Declarado procedente el despido de un jardinero que limpiaba jardines para otra empresa en su jornada laboral

Son muchas las empresas que se plantean recurrir a detectives para recabar pruebas que justifiquen un despido (casos de posible fraude durante una IT, competencia desleal, abandono injustificado de puesto…)

Recordamos además, como hemos explicado en varios artículos en nuestro blog, que las pruebas obtenidas por detectives son lícitas si se cumplen los principios de proporcionalidad, idoneidad y necesidad.

En la sentencia que analizamos hoy se ratifica la declaración de procedencia del despido  de un jardinero que utilizaba parte de su jornada laboral para limpiar jardines para una empresa propiedad de su hijo.

Razona la sentencia (sent. TSJ de Madrid de 30 de abril de 2021) que los hechos han quedado acreditados (informe de detective) y revisten la suficiente gravedad como para justificar el despido.

El caso concreto planteado

Un trabajador (jardinero) fue despido por su compañía.

La actual empleadora se subrogó el 1.2.2013 en la relación laboral que el actor mantenía con la empresa (…). donde prestaba servicios como Jardinero en la Comunidad de propietarios de (…) si bien acuerdan que al pasar a prestar servicios para (…) por necesidades dela empresa se le va a destinar a la mancomunidad de propietarios de (…)

Mediante carta de 31.10.2019 la mercantil LimpiezasEcolin comunica al actor su despido disciplinario por la comisión de una falta muy grave del art.54.2 d ) y e)ET por trasgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza así como una disminución continuada y voluntaria en el rendimiento del trabajo normal o pactado por
los hechos ocurridos los días 26 y 28 de junio, 15 , 16 y 18 de julio y 6 y 9 de septiembre.

La empresa contrató los servicios de un detective para recabar pruebas que justificaran el despido al existir sospechas de fraude y quejas de varios vecinos sobre la limpieza de los jardines.

En concreto, la empresa había recibido quejas de vecinos teniendo la sospecha de que durante su jornada laboral se ocupa de mantener otros jardines gestionados por otra empresa, en concreto la del propio hijo del trabajador.

El servicio del detective se realiza durante los días 26 y 28 de junio, 15, 16 y 18 de julio y 6 y 9 de septiembre de 2019 y en estas fechas se concluye que el trabajador se dedica en su horario laboral al mantenimiento de jardines que no corresponden a la empresa para la que presta sus servicios el trabajador.

En concreto, mantiene jardines de otras Comunidades de propietarios de la CALLE000 de (…) que aparecen en la página web de la mercantil (…) empresa dedicada a la actividad de jardinería domiciliada en (…), lugar que coincide con el domicilio del trabajador.

En estas fechas se observa además que el actor el día 26 de junio bebe hasta dos litros de cerveza durante su jornada laboral, y en general deja la manguera suelta corriendo el agua durante horas y se marcha del lugar y no limpia adecuadamente los jardines que tiene asignados.

La sentencia 

Tanto el JS como el TSJ de Madrid declaran la procedencia del despido al estar acreditados los hechos y revestir la suficiente gravedad como para despedir.

Señala el TSJ en su sentencia que la prueba testifical de quien ninguna relación mantiene con la empresa, más allá del informe de investigación encomendado como profesional, «ha sido absolutamente clarificadora, completa y precisa».

Ratificando los extremos contenidos en su informe donde se detallan día a día y por tramos horarios cada uno de los incumplimientos del trabajador, lo cierto es que la prueba acredita que éste, en horario laboral, se encargaba del
cuidado, mantenimiento y limpieza de jardines de una Comunidad de Propietarios que no están asignados a la
empresa demandada, empleadora del trabajador, sino a otra empresa que además es propiedad del hijo del trabajador.

La anterior conducta ha sido tipificada por la empresa como trasgresión de la buena fe contractual del art.54.2.d) ET como conducta, sin duda grave y culpable, que justifica la sanción de despido impuesta, al comportar contravención de mínimos éticos que deben presidir la relación laboral, y ser idónea, en su significación objetiva, para destruir la confianza de su empleador.

Y en este sentido, la gravedad de tales acciones no puede atenuarse en razón a factores tan heterogéneos como la antigüedad o la conducta precedente, insuficiente para restaurar valor ético con proyección de futuro como es la confianza, o el escaso o relativo valor de bienes o productos, porque la esencia del incumplimiento que se sanciona no está en el daño producido sino en el quebranto de la buena fe y de la lealtad debida, cuyo desconocimiento no admite graduaciones.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies