26 Jun
despido por no fichar procedente

El computo de los 20 días para reclamar el despido vuelve a llegar al Supremo

¿Cómo opera el cómputo de 20 días para reclamar frente al despido? La presentación de la papeleta de conciliación el 21 día, y demanda al día siguiente hábil de la celebración acto de conciliación: el Tribunal Supremo estima el recurso interpuesto por la trabajadora y (frente al criterio del JS y del TSJ) sentencia que la acción no está caducada (STS de 22 de mayo de 2024).

Por parte de la defensa de la trabajadora se interpone recurso ante el Tribunal Supremo para  dilucidar si la acción de despido se encuentra o no caducada cuando la papeleta de conciliación se formula el vigésimo primer día de su comunicación y la posterior demanda ante la jurisdicción se interpone al día siguiente hábil de la infructuosa celebración del acto de conciliación.

Impugna la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura de 22 de febrero de 2023, RS. 890/2022, que desestimó el recurso interpuesto por la trabajadora confirmando la caducidad del despido declarada en la instancia.

El caso concreto enjuiciado

La trabajadora viene prestando servicios con categoría de técnico de farmacia desde el 28 de junio de 2013. La empresa envía burofax el día 1 de junio de 2022 en el que le comunica que procede a cursar su baja voluntaria en la empresa con fecha 31 de mayo de 2022. El burofax le fue entregado el día 1 de junio de 2022.

La papeleta de conciliación se presentó el día 4 de julio de 2022, se celebró acta de conciliación el 21 de julio de 2022, que resultó sin efecto, y la demanda se formula el 22 de julio de 2022, por el sistema Lexnet a las 12:37 horas.

La sentencia de suplicación confirma la caducidad de la acción del despido.

La sentencia del TS: plazo de caducidad para reclamar el despido

El TS estima el recurso interpuesto por la defensa de la trabajadora

La recurrente cita de contraste, a fin de cumplimentar el presupuesto prevenido en el art. 219 LRJS, la sentencia de esta Sala IV del Tribunal Supremo, de 26 de mayo de 2015, rcud. 1784/2014

En aquel litigio, la cuestión planteada consistió en analizar la incidencia de la interposición de la papeleta en el plazo de ejercicio de la acción de despido y si ésta se encontraba caducada cuando la papeleta de
conciliación se formula antes de las 15 horas del vigésimo primer día de su comunicación, es decir, si la prórroga que establece el art. 135.2 LEC resulta o no de aplicación, y la posterior demanda ante la jurisdicción se interpone al día siguiente hábil de la infructuosa celebración del acto de conciliación.

Reiteramos entonces otros precedentes señalando la cobertura del art. 135.1 LEC. Así, el plazo de caducidad previsto en el art 59.3 ET para el ejercicio de la acción de despido queda gráficamente congelado durante la sustanciación de la conciliación, esto es, desde el día en que se interpone la papeleta de conciliación hasta aquél en que se lleva a cabo la misma.

Dijimos que, teniendo en cuenta esa naturaleza de la conciliación, en absoluto desvinculada del proceso, no había motivo para la no aplicación del art. 135.1 de la LEC y, si la conciliación no ha «consumido» ningún día del plazo de caducidad, deberá hacerse un paréntesis con ese tiempo, de manera que cuando el día  20 es el inmediatamente anterior a la demanda de conciliación, ésta podría interponerse hasta las 15 horas del día siguiente a la finalización de tal plazo, esto es, hasta las quince horas del día número 21.

La doctrina de esta Sala IV la narramos, entre otras, en STS 9/2022, de 11 de enero, rcud. 1597/2019: en ese sentido, recordemos la STS de 19.09.2017, rcud 1223/2015, y la remisión que efectuaba a la STS de 3.06.2013, rcud 2301/2011, conforme a la cual el plazo de caducidad de la acción de despido «queda gráficamente «congelado» durante la sustanciación de la conciliación, esto es, desde el día en que se interpone la papeleta de conciliación hasta aquél en que se lleva a cabo la misma».

En la última de las mencionadas incardinamos la posibilidad de aplicar el art. 135.1 LEC al adaptarse en plenitud a la necesidad de proporcionalidad que el art. 24.1 CE y el principio pro actione exigen, en la forma que han sido aplicados e interpretados por el Tribunal Constitucional. De esta manera han de ponderarse los defectos advertidos con la sanción correlativa «procurando siempre que sea posible la subsanación del defecto, favoreciendo la conservación de la eficacia de los actos procesales y del proceso como instrumento para alcanzar la efectividad de la tutela judicial (por todas, STC 194/2009, de 28 de septiembre, FJ 1), ello sin perjuicio, claro está, de la indudable importancia de las instituciones de la prescripción y de la caducidad para la seguridad jurídica», como afirmaba la STC 220/2012, de 26 de noviembre.

Por su parte, la STS de 27.10.2016, rcud. 3754/2015, advertía que «de acuerdo con el art. 65.1 LRJS el cómputo de la caducidad se reanuda bien al día siguiente de intentada la conciliación, bien transcurridos quince días hábiles -concretamente, al día siguiente hábil de esos quince días hábiles- desde la presentación de la solicitud de conciliación si ésta no se hubiera intentado con anterioridad», en línea similar a la de 26 de enero de 2016, rcud. 2227/2014.

Además, razona el Supremo, no cabe acoger un criterio interpretativo desfavorable para la efectividad del derecho fundamental entendido como desproporcionadamente formalista ( STC 88/1997). El art. 24.1 de la CE se puede ver vulnerado cuando se haya apreciado una caducidad sin razonamiento o de forma arbitraria o irrazonable «entendiendo por tal, no toda interpretación que no sea la más favorable, sino la que por
excesivo formalismo o rigor revele una clara desproporción entre los fines preservados por las condiciones legales de admisión y los intereses que resultan sacrificados» ( STC 252/2004).

En consecuencia, partiendo de que el trámite de conciliación realmente se trata de una actuación exigible para acceder a la jurisdicción, impregnada de los principios y valores procesales de características propias, debe entenderse también aquí que el plazo de caducidad establecido en el art. 59.3 ET para el ejercicio de la acción de despido quedó gráficamente congelado durante la sustanciación de la conciliación, esto es, desde el día de interposición de la papeleta de conciliación hasta aquél en que se lleva a cabo.

Resulta, en consecuencia, proyectable el art. 135.1 LEC entendiendo que, si la conciliación no ha consumido ningún día del plazo de caducidad, deberá hacerse un paréntesis con ese tiempo, de manera que cuando el día 20 es el inmediatamente anterior a la demanda de conciliación, ésta podría formularse hasta las 15 horas del día siguiente a la finalización de tal plazo (del día número 21).

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos