06 Feb
acuerdos de trabajo a distancia

El Supremo considera que se puede seguir trabajando de mecánico de vehículos con un solo ojo

Corresponde solamente la incapacidad permanente parcial cuando, en la profesión de mecánico de vehículos, se produce la pérdida de un ojo pero se conserva la agudeza visual del otro, ya que esto no impide poder realizar las tareas fundamentales de dicha profesión (STS de 10 de enero de 2024, con remisión a STS 731/2023, de 10 de octubre)

El caso concreto enjuiciado

Se interpone recurso de casación ante el Tribunal Supremo para determinar si al trabajador le corresponde el grado de incapacidad permanente parcial en la profesión de mecánico de vehículos, cuando pierde un ojo pero conserva la plena visión del otro.

El trabajador tenía como profesión habitual la de mecánico ajustador de vehículos.

El 26 de febrero de 2018 sufrió un accidente de trabajo con traumatismo perforante ocular tras el cual se produjo la evisceración del ojo izquierdo. El accidente lo sufrió mientras realizaba beca de formación en la entidad demandada.

El trabajador mantiene conservada y útil la agudeza visual del ojo derecho, presentando este ojo normalidad.

Desde el 27 de noviembre de 2019 el trabajador se encuentra de alta como auxiliar administrativo en empresa dedicada a la fabricación de maquinaria para las industrias.

El trabajador fue declarado por el INSS afecto de incapacidad permanente parcial para su profesión habitual.

El trabajador demandó solicitando que se le declarara afecto de incapacidad permanente total para su profesión habitual. Se desestima

La sentencia del Supremo: Pérdida de un ojo. Incapacidad permanente parcial pero no total

El grado de incapacidad permanente que corresponde es el de incapacidad parcial.

Como se sabe, hasta tanto no entren en vigor las disposiciones reglamentarias a que se refiere el apartado 3 del artículo 194 LGSS, la redacción aplicable de este precepto legal es la establecida en la disposición adicional vigésima sexta LGSS.

De conformidad con esta disposición, y en lo que aquí importa mencionar, se entiende por incapacidad permanente parcial para la profesión habitual la que no impide al trabajador la realización de las tareas fundamentales de dicha profesión ( artículo 194.3 LGSS, en la redacción de la disposición adicional vigésima sexta de la LGSS).

Mientras que se entiende por incapacidad permanente total para la profesión habitual la que impide al trabajador la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión (artículo 194.4 LGSS, en la redacción de aquella disposición adicional).

La clave radica, en consecuencia, en si la incapacidad permanente impide o no la realización de las tareas fundamentales de la profesión habitual. Solo si las impide corresponderá la declaración de incapacidad permanente total. Si no las impide la declaración que procederá será la de incapacidad permanente parcial.

Descendiendo a los requerimientos visuales y las tareas de la profesión de mecánico de vehículos, reflejadas en el hecho probado séptimo conforme al profesiograma del INSS, la sentencia recurrida, que parte de este profesiograma, alcanza la conclusión de que «no es asumible» que el trabajador, que ha perdido la visión del ojo izquierdo, pero conserva íntegra, con corrección de la miopía, la del ojo derecho, «no pueda realizar con esa visión todas o las fundamentales tareas de su profesión de mecánico de vehículos, anteriormente relacionadas».

Añade la sentencia recurrida que, en alguna de esas tareas, las que requieran una mayor agudeza visual o precisión en el manejo de piezas, podrá existir «mayor dificultad o penosidad», pero este es precisamente «el dato que ha determinado el reconocimiento de una incapacidad permanente parcial.»

En definitiva, concluye el Supremo,  en el presente supuesto no se aprecian razones para separarse de los criterios orientadores de la escala de Wecker y del Reglamento de Accidentes de Trabajo (Decreto de 22 de junio de 1956), que, con carácter general, consideran incapacidad parcial la perdida de la visión de un ojo si se mantiene la plena visión del otro.

Por todo ello se desestima el recurso del trabajador.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos