18 Abr
sentencia planes de igualdad permisos retribuidos

El Supremo se pronuncia sobre el alcance de los permisos retribuidos pactados en el marco del Plan de Igualdad (a favor de la empresa)

No cabe exigir una interpretación extensiva del disfrute de los permisos retribuidos (permiso para acompañar al médico) pactados en el marco del Plan de Igualdad. En el caso concreto enjuiciado, se desestima la demanda que pedía extender el disfrute a supuestos no contemplados expresamente en la cláusula contenida en el plan (STS de 20 de marzo de 2024)

Por tanto, desestima que quepa el disfrute para acompañar al médico a otros familiares que no sean los hijos, hijas, padre, madre y personas dependientes a cargo de la persona trabajadora. Entender lo contrario supondría «ampliar de modo abusivo el uso de un permiso que es retribuido con cargo al empresario».

El caso concreto enjuiciado

La cuestión a resolver en los tres recursos de casación interpuestos radica en determinar si las personas trabajadoras incluidas en el ámbito del conflicto colectivo, tienen derecho al disfrute de las 35 horas para acompañamiento al médico del padre o la madre, sin que sea necesario que los mismos estén a cargo de la persona trabajadora, ni sean dependientes, y en consecuencia con lo anterior que se condene a la empresa a estar y pasar por esta declaración.

La sentencia recurrida desestima la demanda. Razona que la voluntad de las partes consiste en reconocer horas de permiso retribuidas con cargo al empresario cuando el trabajador presente una necesidad de conciliar su vida laboral y familiar, teniendo en cuenta que se trata de un acuerdo adoptado en el marco del plan de igualdad.

Estima la sentencia recurrida que la necesidad de conciliar se patentiza cuando existe dependencia entre la persona precisada de asistencia médica y el trabajador, de modo que cuando el pacto se refiere a personas dependientes a cargo de la persona trabajadora, este requisito lo han de cumplir todos los familiares en primer grado del trabajador: hijos y padres que acuden al médico.

Argumenta la sentencia de instancia que carece de sentido pretender que el permiso se extienda a dichos familiares (pensemos en hijos mayores de 18 años o en padres que no están al cuidado del trabajador, pensemos incluso que unos y otros pueden vivir de forma independiente), máxime cuando ningún requisito adicional se exige atendiendo a la gravedad o imposibilidad de acudir a la consulta médica.

Y concluye que una interpretación como la pretendida consistente en que se reconozca el derecho al acompañamiento al médico del padre o la madre, sin que sea necesario que los mismos estén a cargo de la persona trabajadora, ni sean dependientes, ampliaría de modo abusivo, por carencia de causa razonable el uso de este permiso que es retribuido con cargo al empresario.

El precepto en concreto incluido en el marco del Plan de Igualdad es el siguiente:

«La bolsa de 35 horas anuales retribuidas para asistencia médica de la seguridad social a que hace referencia el artículo 28.2 del CC de Contact Center se hará extensible a todo el personal de (…) extendiendo su uso al acompañamiento a consulta médica de la seguridad social de hijos, hijas, padre, madre y personas dependientes a cargo de la persona trabajadora, así como al/la cónyuge o pareja de hecho en caso de que tuviera necesidad de acompañamiento a prueba médica debidamente justificada. (…) »

La sentencia del Supremo: permisos en el marco del Plan de Igualdad

De la literalidad del precepto resulta que se está extendiendo un derecho contemplado en el convenio colectivo aplicable (art. 28.3), consistente en 35 horas anuales retribuidas para las personas trabajadoras para la asistencia médica de la seguridad social; a otros supuestos no previstos en dicho convenio. Literalmente:

» (…) al acompañamiento a consulta médica de la seguridad social de hijos, hijas, padre, madre y personas dependientes a cargo de la persona trabajadora, así como al/la cónyuge o pareja de hecho en caso deque tuviera necesidad de acompañamiento a prueba médica debidamente justificada.»

– La interpretación efectuada por la sentencia recurrida se ajusta al tenor literal, puesto que se establecen dos colectivos distintos de personas a acompañar a consulta médica:

– » hijos, hijas, padre, madre y personas dependientes a cargo de la persona trabajadora.
– cónyuge o pareja de hecho en caso deque tuviera necesidad de acompañamiento a prueba médica debidamente
justificada.»

Del tenor literal resulta que el primer colectivo se exige que esté a cargo de la persona trabajadora, no así el segundo colectivo.

– La interpretación sistemática o contextual, ( arts. 3.1 y 1285 CC) confirma el criterio literal. La necesidad de acompañamiento es un requisito obvio por la propia finalidad de la norma (fomentar la conciliación de la vida familiar y laboral) y resulta aplicable a ambos colectivos.

Sin embargo, sólo se explicita en el caso del cónyuge o pareja de hecho porque en el caso de hijos, hijas, padre, madre y personas dependientes, se exige que estén a cargo de la persona trabajadora, lo que ya implica de por sí la necesidad de acompañamiento.

-La interpretación histórica, atendiendo a los antecedentes históricos y a los actos de las partes negociadoras ( arts. 3.1 y 1282 CC).

Por todo ello se desestima el recurso del sindicato, pues estimar la pretensión abarcaría supuestos de hecho ajenos a la finalidad de conciliación y la asunción corresponsable de las responsabilidades derivadas del cuidado de personas a cargo o bien del cónyuge o pareja de hecho.

 

 

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos