05 Jul
sentencias laborales 2024

El TSJ de Cantabria reconoce gran invalidez a una trabajadora con trastorno mental y antecedentes de suicidio

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha reconocido la pensión de gran invalidez a una trabajadora que sufre trastorno mental, ansiedad y depresión, que en una ocasión ha intentado suicidarse y en la que persisten las ideas autolíticas.

En una sentencia recientemente notificada (pinche aquí para consultar el comunicado emitido por el CGPJ), el tribunal revoca la resolución del Juzgado de lo Social número 2 de Santander, que el pasado marzo declaró a la trabajadora afectada de invalidez permanente en grado de incapacidad absoluta para todo tipo de trabajo y acordó una pensión vitalicia equivalente al cien por ciento de la base reguladora.

Ahora la Sala modifica el grado de incapacidad laboral y le reconoce la gran invalidez, ya que la mujer necesita estar asistida para los actos más elementales como, en su caso, la defensa de su propia vida.

Así, acuerda el derecho de la trabajadora a percibir el complemento económico inherente a la declaración de gran invalidez.

Nota: Hay que recordar que la pensión de gran invalidez es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

Aplicación de la gran invalidez en caso de trastorno mental

La Sala explica en su sentencia que la jurisprudencia del Tribunal Supremo “ha reconocido la gran invalidez cuando existe necesidad de ayuda de tercero para impedir posibles actividades autoagresivas o para la evitación de situaciones de peligro o riesgo”.

En este sentido, señala que “la literalidad de la norma se refiere a la asistencia para realizar actos primarios elementales”, como comer, vestirse o desplazarse.

Sin embargo, “por una aplicación analógica deben ser objeto de inclusión en la situación de gran invalidez los casos graves de alteraciones mentales cuando es necesaria la continuada asistencia de otra persona para evitar conductas de agresividad que pongan en peligro la seguridad propia o ajena”.

Y ello porque “en el concepto de acto esencial de la vida debe entenderse comprendido el de la genérica defensa de la propia vida e integridad física”.

Por ello, “ha de considerarse procedente la declaración de gran invalidez si el sujeto incapacitado precisa de la más genérica y trascendental ayuda de tercera persona para preservarle de situaciones de peligro o riesgo”, sentencia la Sala.

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos