27 May
sentencias laborales 2021

Faltar tres días al trabajo sin causa justificada es suficiente para declarar la procedencia del despido

El TSJ de Canabria ha ratificado la declaración de procedencia del despido disciplinario de una trabajadora que faltó tres días a trabajar sin aportar ninguna justificación (sent. del TSJ de Cantabria de 7 de mayo de 2021).

La trabajadora faltó al trabajo tres días en el mes de mayo de 2020, por lo que en principio concurre el elemento del tipo y la causa de despido prevista en el art. 54.2.a) del ET.

En cuanto a la supuesta existencia de estrés derivado del estado de alarma, no consta, razona la sentencia, que esto haya quedado acreditado por la trabajadora.

El caso concreto enjuiciado

Con fecha 29 de mayo de 2020 la empresa comunicó a la trabajadora carta de la misma fecha comunicando su despido disciplinario, con el siguiente contenido:

«Por medio de la presente se le comunicaque la Dirección de esta Empresa ha decidido la extinción de su contrato
por causas disciplinarias con efectos del día de hoy.

Esta decisión se fundamenta en la comisión de los siguientes hechos:

Usted no ha acudido a su puesto de trabajo los días 26,27 y 28 de mayo, y la empresa a día de hoy no ha recibido
ningún tipo de justificación por su parte.

El pasado viernes 22 de mayo a las 18:16 horas, en respuesta a un email recibido por su parte, desde el departamento de RRHH de la empresa, se le hizo saber que, en base a las necesidades organizativas existentes en su servicio, y debido a que según sus cuadrantes actuales tiene un defecto de 18 horas de trabajo, debía incorporarse a su puesto de trabajo el pasado martes 26 de mayo en tumo de tarde, así como trabajar también el miércoles 27 de noche y el jueves 28 también de noche.

Todo ello amparado en el artículo 52 del Convenio Colectivo de Empresas de Seguridad .

Dicha comunicación de horarios, además le fue hecha por su responsable vía correo electrónico el día 22/05/2020 a las 10:51 horas y a las 14:16 horas.

Dichas comunicaciones también se las ha reiterado su responsable vía Whatsapp día tras día, y ha intentado hacerlo también vía telefónica, pero usted no coge el teléfono ni responde a las llamadas.

La sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Santander, de fecha 4 de febrero de 2021, declara la
procedencia del despido disciplinario.

Para ello aprecia que su inasistencia al trabajo los tres días reflejados en la carta extintiva, supone una ausencia que califica de «injustificada y voluntaria, con conocimiento de las indicaciones expresas efectuadas por la empresa», y constituye una falta muy grave, suficiente para fundar un despido disciplinario procedente, «sin que quepa apreciar aquí la teoría gradualista«.

La sentencia del TSJ

El TSJ ratifica la sentencia dictada por el JS al entender que los hechos revisten la suficiente gravedad como para justificar el despido.

Conforme al art. 54 del ET, el contrato de trabajo podrá extinguirse en base a la decisión unilateral del
empresario cuando el trabajador incurra en un incumplimiento grave y culpable de sus obligaciones laborales, configurándose como tales, según el apartado 2.a) del precepto, » las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo».

Recuerda el TSJ que el Tribunal Supremo, en sentencia de 27 marzo 1990 (ROJ: STS 2885/1990 –
:1990:2885), determina que » la imprecisión del texto estatutario, en orden al número de inasistencias laborales
susceptibles de configurar la correspondiente falta de disciplina merecedora de la sanción más grave de despido, ha de salvarse mediante la aplicación complementaria de la normativa laboral del sector en el que se integre la empresa a la que preste servicios el trabajador, en cuanto aquélla concrete los días repetidos de falta de asistencia voluntaria al trabajo que determine el incumplimiento laboral de referencia».

Por otro lado, la jurisprudencia también ha declarado que las faltas de asistencia al trabajo no operan como
causa de despido, objetiva y automáticamente, sino que han de ser analizadas en su realidad, en el momento
en que se han producido y con los efectos que comportan, sin desconocer el factor humano

El art. 74.3 del Convenio Colectivo de Empresas de Segundad (BOE 19/01/2018) tipifica como falta muy
grave: » Tres o más faltas injustificadas al trabajo en el período de un mes, más de seis en el período de cuatro
meses o más de doce en el período de un año, siempreque hayan sido sancionadas independientemente».

No es posible, razona el TSJ, cuestionar la legalidad de la referida norma convencional al delimitar, dentro de las múltiples opciones posibles del art. 54.2.a del ET, el supuesto indeterminado allí recogido.

En el caso analizado, la trabajadora faltó al trabajo tres días en el mes de mayo de 2020, por lo que en principio
concurre el elemento del tipo y la causa de despido prevista en el art. 54.2.a) del ET; y sin que, como es natural,
pueda influir en ello el que la jornada laboral de esos días fuese: dos de turno de tarde y uno de turno de noche.

Y en cuanto a la supuesta existencia de estrés durante el estado de alarma constituye una afirmación que, en el caso de la trabajadora no ha quedado demostrada.

Por otro lado, la trabajadora tenía obligación de efectuar el servicio los tres días que se le indicaron, más aún al existir una causa justificada como la baja médica de un compañero, pudiendo cuestionar con posterioridad si eran computables como defecto de jornada u horas extraordinarias.

En definitiva, concurre causa legal para el despido.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies