23 Ene
lopdgdd política corporativa internet

Ley 15/2022: no cabe la nulidad del despido si el trabajador no se reincorpora tras el alta médica aunque impugne dicha alta

Despidos de baja por enfermedad tras la Ley 15/2022 de igualdad de trato y no discriminación: se descarta la declaración de nulidad del despido de un trabajador justo después de volver de su baja pero que no se reincorporó a su puesto apelando a que había impugnado el alta (STSJ de Castilla-La Mancha de 1 de diciembre de 2023).

El caso concreto enjuiciado

En fecha 3 de junio de 2022, la empresa comunicó a un trabajador su despido disciplinario por burofax por trasgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza.

En fecha 23 de julio de 2.021 el trabajador sufrió un accidente de trabajo in itinere, consistente en: «Fractura longitudinal de rótula izquierda y de contusión muñeca derecha, rectora», iniciando situación de baja médica por Incapacidad Temporal (I.T.)

En fecha 25 de febrero de 2.022 el trabajador cursa alta médica, si bien en fecha 8 de marzo siguiente vuelve a causar baja por recaída, en la cual permanece hasta el 24 de abril de 2.022, que nuevamente es dado de alta médica incorporándose el actor el día 25 de abril de 2.022 a su puesto de trabajo, al cual también acudió el día siguiente, 26 de abril. (

El trabajador, al estar disconforme, con el alta médica, en fecha 28 de abril de 2.022 se dio inicio al correspondiente expediente administrativo, y tras finalizar el mismo confirmando el alta médica del trabajador mediante Resolución de la Entidad Gestora de 2 de junio de 2.022, el interesado interpuso demanda, que fue desestimada.

Desde el día 27 de abril al 3 de junio de 2.022 no consta que el trabajador acudiera a su puesto de trabajo, sin que hubiera comunicado a su empresa el motivo de su ausencia.

Con fecha 3 de junio de 2.022 el trabajador recibe mediante burofax carta de de despido

Se aplica el Convenio Colectivo de recuperación y reciclado de residuos y materias primas secundarias.

La sentencia del TSJ: se desestima la demanda de despido. No reincorporación tras la baja (impugnación del alta médica)

El TSJ ratifica la sentencia del JS que desestimó la demanda de despido.

Respecto a la Ley 15/2022, «recuerda» en primer lugar el TSJ de Castilla-La Mancha que no se han modificado las causas de nulidad del despido, ex art. 55.5 E. T., tampoco la Ley 15/2022 , establece supuestos de nulidad objetiva como en el precepto indicado, maternidad, y otros.

Por tanto a la hora de analizar un despido en situación de enfermedad, puede resolverse tanto la nulidad como la improcedencia, de tal forma que la declaración de nulidad exigirá acreditar que el cese laboral sea consecuencia de situación de enfermedad o estado de salud; y si se presenta como ajeno, bien por razones disciplinarias u otras, derivadas del proceso, u objetivas que imposibilitan para el ejercicio de determinadas actividades, o por razón de salud pública, el despido podría ser correcto o improcedente.

Ello entendemos que es así, por cuanto resulta ya en estos supuestos, plenamente aplicable el régimen de inversión de la carga de la prueba recogida en el art.30 de la Ley 15/2022 , de tal forma que con la aportación de indicios por parte del trabajador, en el sentido de que el cese se debe al inicio de una situación de enfermedad, es la empresa la que soporta la carga de probar que el despido no lo ha sido por esta causa.

Además, entiende el TSJ (con base a lo sentenciado por el Tribunal Constitucional), la necesidad por parte del trabajador de aportar un indicio razonable de que el acto empresarial lesiona
su derecho fundamental ( STC 38/1986, de 21 de marzo), principio de prueba dirigido a poner de manifiesto, en su caso, el motivo oculto de aquél; un indicio que, como ha venido poniendo de relieve la jurisprudencia de este Tribunal, no consiste en la mera alegación de la vulneración constitucional, sino que debe permitir deducir la posibilidad de que aquélla se haya producido (así, SSTC 114/1989, de 22 de junio y 85/1995, de 6 de junio)

Y en este caso, concluye la sentencia, hemos de descartar que el despido que se impugna obedezca a móvil discriminatorio alguno por cuanto que a la fecha del mismo el trabajador no ha objetivado presentar enfermedad o discapacidad alguna en los términos arriba expuestos- pues había sido dado de alta y todas sus acciones para combatir tal acta han resultado infructuosas, es más, se había producido una efectiva incorporación del trabajador a la empresa, seguida de una ausencia carente no solo de justificación, sino de comunicación por parte del trabajador, que se prolongó durante más de un mes.

Por todo ello, se desestima el recurso del trabajdaor.

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos