05 Feb
indemnización cómputo antigüedad

«Payasas, indignas»: ratificada la sanción (falta muy grave) a un trabajador por insultos hacia varias compañeras

El TSJ ha desestimado el recurso interpuesto por un trabajador que fue sancionado por su empresa con pérdida de nivel, con descenso al inmediatamente inferior, por faltas muy graves (insultos hacia varias compañeras). En la empresa existía protocolo de acoso (STSJ de Madrid de 12/01/2024, ratifica lo sentenciado por el JS).

El caso concreto enjuiciado

El día 26 de febrero del 2020, a primera hora de la mañana, la subdirectora de la oficina, Sra. Debora , le dijo al trabajador que se había dejado la caja fuerte abierta el día anterior, estando igualmente presente la directora de la oficina, Sra. Elisenda.

El trabajador reaccionó de modo violento y les profirió las siguientes expresiones: «payasas, indignas», lo que ocasionó en aquellas una sensación de intimidación y miedo.

Tras estos hechos, el trabajador envió un correo a la directora acerca de dos incidencias de registro a las 8. 52 horas.

El 27 de febrero del 2020 el trabajador envió un correo al jefe de zona para decir que no había ido el jefe de recursos humanos, y luego mandó otro al Sr. Alfonso para decirle que no había ido y que se lo había comunicado a aquel.

El 2 de marzo del 2020 el trabajador envió un correo al Sr. Anibal para decirle que había vivido una situación de mobbing con las trabajadoras mencionadas.

El día 9 de marzo del 2020, la Sra. Elisenda depositó en el buzón de prevención de acoso una carta en la que explicaba los incidentes que se venían produciendo con el trabajador, desde agosto del 2018, por sus ataques de ira e insultos, y citando expresamente el incidente del 26 de febrero mencionado

La responsable del protocolo de acoso entendió que no se daba esta situación, y solicitó a los miembros que valoraran llevar el tema al área de Personas.

En fecha de 8 de abril del 2020, la demandada envió una carta al trabajador en la que le refería que, por los hechos del 26 de febrero, se le concedía un plazo de 3 días para efectuar alegaciones escritas, siendo aquel un afiliado del sindicato ASIPA.

El trabajador efectuó un escrito dirigido a la Sra. Gabriela en la que manifestaba su disconformidad, refiriendo que él era la víctima de un trato despectivo de la Sra. Debora y de la Sra. Elisenda , y negando haber proferido insultos.

La Comisión Delegada acordó calificar los hechos como faltas muy graves del apartado 4. 3 del Art. 74 del Convenio Colectivo de Cajas y Entidades Financieras de Ahorro, con sanción de pérdida de nivel de Art. 77. 2. 3 de aquel.

Recurre el trabajador la sanción y se desestima.

La sentencia del TSJ de Madrid: ratificación de sanción. Insultos a compañeras

La sentencia de instancia, aclarada por Auto de 2 de noviembre de 2022, ha confirmado la sanción por falta muy grave impuesta al trabajador.

Recurre el trabajador y se desestima.

Por un lado, sobre el plazo de prescripción (la defensa del trabajador entendía que había prescripto el plazo), se desestima.

Razona la sentencia que la empresa tiene conocimiento de los hechos el 9 de marzo de 2020, cundo la directora de la oficina deposita una carta explicando los hechos.

El 6 de mayo de 2020 le imponen la sanción de pérdida de nivel, con descenso al inmediato inferior.

El recurrente entiende que el día que la empresa tiene conocimiento de los hechos es el 26 de febrero de 2020 cuando el director de zona le comunica que al día siguiente iría a la oficina el jefe de RRHH y que luego cambiaría de oficina, no siendo precisa investigación alguna.

La suspensión del plazo no se produjo el 27 de febrero porque no hay constancia que el jefe de RRHH o persona con capacidad sancionadora tuviese conocimiento de los hechos ese día. Tampoco tuvo lugar el 2 de marzo de 2020 porque el correo enviado al jefe de zona indica que había sufrido una situación de mobbing y comenta los hechos, no consta que ese mismo día llegase a conocimiento de persona con facultad sancionadora.

Y en cuanto a los insultos, razona la sentencia que del relato de hechos se desprende que han quedado acreditadas las expresiones proferidas de «payasas» e «indignas», ofensas verbales a las personas que trabajan en la institución demandada, que la norma convencional tipifica como falta muy grave, sin que proceda atenuarse la gravedad de la falta ya que acreditada la misma, es la empresa quien debe escoger la sanción impuesta y esta ha tenido en cuenta todos los hechos para no imponer la máxima sanción.

 

 

Por: Estela Martín

Linkedin TopVoices España 2020. DirCom & RSC en ...

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos