05 Ene
sentencias laborales 2024

«Vago», «maricón», «maltratador»… Ratificada la procedencia del despido de una trabajadora de baja por IT por insultos a sus compañeros

El TSJ de la Comunidad Valenciana ha desestimado el recurso interpuesto por una trabajadora frente a la declaración de procedencia de su despido por insultos hacia sus compañeros. La trabajadora solicitaba la nulidad del despido apelando a que era discriminatorio por ser extranjera y a la Ley 15/2022 al haber estado de baja por incapacidad temporal.

Se desestima el recurso interpuesto por la trabajadora y se ratifica la declaración de procedencia del despido al entender que los hechos han quedado acreditados y revisten la suficiente gravedad como para justificar el despido (STSJ de la Comunidad Valencia de 21 de noviembre de 2023).

No cabe extraer ningún indicio de lesión constitucional. Advierte el TSJ que tampoco el mero hecho de ser mujer y extranjera constituyen, sin más, indicios de vulneración de derechos fundamentales.

Eso sí, si podría serlo, a los efectos de la Ley 15/2022, de 12 de julio, integral para la igualdad de trato y la no discriminación, el proceso de incapacidad temporal iniciado por la trabajadora antes de su despido, si no se acreditase, como ha sucedido, las razones que acreditan el despido.

El caso concreto enjuiciado

La empresa comunicó a la trabajadora (ayudante de camarera) su despido alegando causas disciplinarias, con fecha de efectos el 23/12/2021 por la comisión de una falta muy grave
del artículo 56 apartados 2, 6, 8 y 12 del Convenio Colectivo de Industrias de Hostelería de Alicante.

El despido se notificó por burofax, remitido por la empresa el 27/12/2021, y recibido por la trabajadora demandante el 30/12/2021. D. Teodoro , asesor laboral externo de la empresa, envió por
whatssap a la actora el 22/12/2021 solicitando que se presentara a recoger una documentación; la actora contestó que no podía pasar y que se la enviaran por email.

La asesoría envió la carta de despido por email, en fecha 23/12/2021, y por medio de la aplicación whatssap al teléfono de la actora.

La trabajadora inició un proceso de incapacidad temporal el 1/12/2021 con diagnóstico «trastorno de ansiedad no especificado».

El 21/11/2021, sobre las 18h, la actora se dirigió a sus compañeros de trabajo Victorio y Jose Luis profiriendo expresiones tales como «apestoso, guarro, gilipollas» , «vago», maricón», «maricón de mierda», «te metes la polla por el culo», «maltratador».

Al día siguiente, el 22/11/2021, sobre las 12,30h la trabajadora se dirigió a Victorio profiriendo expresiones como «le chupas la polla al jefe».

El día 15/11/2021 la trabajadora retiró de malas formas las copas y cubiertos de una mesa ocupada por clientes, a los cuales trató de malas maneras, con aspavientos y gestos exagerados, llamándoles «estúpidos».

A continuación retiró las mesas del servicio cuando aún no se había terminado la jornada.

El día 14/11/2021 a las 15h, la actora se tumbó en un sofá del comedor y se durmió, durante la jornada laboral.

La sentencia del TSJ: despido procedente. No cabe apelar a la Ley 15/2022 al quedar acreditada la causa del despido

El TSJ desestima el recurso interpuesto por la trabajadora y ratifica la declaración de procedencia del despido

La comunicación extintiva identifica los acontecimientos por su fecha e incluso hora: el día 21 de noviembre, a las 18 horas, y el día 22 de noviembre, a las 12.30 horas, y que los dos primeros sucedieron respecto de sus compañeros de trabajo.

Ciertamente la carta no indica sus nombres, pero no consta que la empresa tenga una plantilla tan amplia que le resulte imposible identificarlos.

También se sitúan crono-espacialmente los hechos del día 15-11-21 (malos modos con los clientes durante el  servicio de comedor); el 14-11-21, a las 15 horas (dormirse durante la jornada), y el retraso diario en la hora de entrada, entre 20 y 30 minutos, desde el 31 de octubre incluido.

Por tanto, habiendo cumplido la carta de despido la función informativa suficiente y necesaria, este motivo de impugnación debe ser rechazado.

Y sobre la condición de mujer y trabajadora extranjera, señala el TSJ que «el mero hecho de ser mujer y extranjera constituyen, sin más, indicios de vulneración de derechos fundamentales».

Ahora bien, sí podría serlo, a los efectos de la Ley 15/2022, de 12 de julio, integral para la igualdad de trato y la no discriminación, el proceso de incapacidad temporal iniciado por la trabajadora antes de su despido, si no se acreditase por la empresa(como sucede en el presente caso) un fundamento disciplinario bastante ajeno a tal proceso médico, al objeto de excluir la nulidad del despido como reacción a dicha baja.

Y sobre la doctrina gradualista, razona el TSJ que  visto el carácter intolerable de las ofensas proferidas por la trabajadora, gravemente insultantes para sus compañeros y a su jefe, haciendo imposible la normal convivencia en el seno de la empresa, además de las restantes lesiones al principio de buena fe contractual, procede refrendar la decisión adoptada en la sentencia de instancia, que declara procedente su despido, con desestimación del recurso.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos